El embajador español regresa a Venezuela para normalizar las relaciones

El embajador  Jesús Silva Fernández junto a Mariano Rajoy
REUTERS - Archivo
Actualizado 24/04/2018 8:47:30 CET

   MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, ha regresado a Venezuela como parte del proceso anunciado la semana pasada por ambos gobiernos para normalizar las relaciones diplomáticas, muy dañadas desde de enero, cuando los respectivos embajadores abandonaron sus puestos, a causa de la creciente tensión bilateral por la crisis política en el país caribeño.

   Según han confirmado fuentes diplomáticas a Europa Press, Silva Fernández ha vuelto en las últimas horas a la capital venezolana, de donde tuvo que partir a principio de año tras ser declarado persona 'non grata' por el Gobierno de Nicolás Maduro. Como medida de reciprocidad, España hizo lo propio con el representante venezolano en Madrid, Mario Isea.

   El secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe, Fernando García Casas, ya anunció el pasado jueves en una comparecencia en la Comisión de Cooperación Internacional del Congreso que Silva Fernández volvería a Caracas "en los próximos días" para obrar la "normalización diplomática".

   Los Ministerios de Asuntos Exteriores de España y Venezuela anunciaron el miércoles en un comunicado conjunto que iniciaban un proceso para normalizar las relaciones diplomáticas. Madrid y Caracas declararon su intención de "restituir los canales de diálogo diplomático (...), en el marco del respeto mutuo y del Derecho Internacional".

   El anuncio llegaba justo una semana después de que García Casas y el viceministro venezolano para Europa, Yván Gil, apostaran por "normalizar un diálogo bilateral", pese a las "discrepancias" entre ambos países, tras reunirse en Madrid. Con este fin, el viceministro entregó al secretario de Estado una carta del canciller venezolano, Jorge Arreaza, dirigida al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis.

   Sin embargo, García Casas también puntualizó en el Congreso que la vuelta del embajador no cambia "las posiciones políticas" de España. El Gobierno español reclama una solución democrática a la crisis política en Venezuela y ha advertido de que podría impulsar nuevas sanciones en la UE tras las elecciones presidenciales previstas para el 20 de mayo, por considerar que no se dan las condiciones para que sean democráticas.