Expertos de la ONU condenan la represión de las protestas en Nicaragua

Manifestaciones contra el Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 27/04/2018 16:00:11CET

   MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Varios expertos de la ONU especializados en Derechos Humanos han expresado este viernes su "consternación" por la represión ejercida por las fuerzas de seguridad nicaragüenses sobre los manifestantes que protestaban en la calle contra la reforma de la seguridad social promovida por el presidente, Daniel Ortega.

   Al menos 30 personas han muerto en el marco de estas protestas, tras las cuales Ortega ordenó la retirada de su plan, mientras que "decenas" han sido detenidas y "un número indeterminado" figuran como desaparecidas, según un comunicado difundido por la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

   "El alto número de muertes de manifestantes es una clara indicación de que se empleó un uso excesivo de la fuerza, en violación de los principios de necesidad y proporcionalidad, tal como lo requieren las leyes y normas internacionales para hacer legal el uso de la fuerza", han concluido el relator sobre libertad de reunión, Clément Nyaletsossi Voulé; libertad de opinión y expresión, David Kaye; ejecuciones extrajudiciales, Agnès Callamard; y defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst.

   Estos expertos han pedido a las autoridades que respeten las libertades fundamentales de expresión y de reunión pacífica y, en particular, han advertido del uso de fuego real contra los manifestantes. De confirmarse dicho uso, han añadido, las muertes serían "ejecuciones ilegales" y, por tanto, el Estado de Nicaragua habría violado el Derecho Internacional.

   "La violencia nunca puede ser la respuesta a las demandas sociales y políticas de las personas, pues solo allana el camino para una violencia mayor, lo que desemboca en disturbios sociales y políticos", han advertido en su nota, en la que recriminan a las autoridades que hayan "estigmatizado" a los manifestantes tachándolos de "vándalos" y acusándolos de "manipulaciones políticas".

   Los relatores, que han pedido aclaraciones a las autoridades del país centroamericano, les han emplazado a "llevar a cabo investigaciones independientes y transparentes sin demora y para enjuiciar a los responsables de la muerte de estas personas".