El Gobierno rechaza la propuesta de la Conferencia Episcopal para invitar a organismos de DDHH a Nicaragua

Daniel Ortega y Rosario Murillo
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 15/06/2018 23:43:50CET

   MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Nicaragua ha rechazado este viernes la propuesta de la Conferencia Episcopal para invitar a organismos de Derechos Humanos al país para investigar los incidentes registrados en el marco de la crisis política.

   La propuesta ha sido presentada después del reinicio durante la jornada del proceso de diálogo y ha contado con el voto en contra de la delegación gubernamental, lo que ha llevado a los obispos a pedir un receso.

   Según las informaciones recogidas por el diario local 'La Prensa,' el receso ha sido solicitado para que las partes reflexionen sobre la propuesta, que volverá a ser votada una vez vuelvan a la mesa.

   La propuesta reclama la que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) investigue las muertes y actos de violencia en Nicaragua, así como el apoyo de Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) para lograr estabilidad. Asimismo, pide la puesta en marcha del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

   "No veo por qué no se acepte la intervención de una tercera instancia que pueda establecer la verdad", ha dicho monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua. "Nicaragua necesita reestablecer la justicia", ha agregado.

   Los religiosos se volvieron a reunir la semana pasada con el presidente, Daniel Ortega, para presentar una propuesta de "democratización" tras semanas de protestas. El dirigente nicaragüense, un exguerrillero que renovó su mandato en 2016, pidió entonces un "periodo de reflexión" para responder.

   La sesión de diálogo tiene lugar un día después de que empresarios, estudiantes y organizaciones civiles de Nicaragua convocaran un paro cívico de 24 horas en todo el país para este jueves, 14 de junio, en un intento por reforzar la presión sobre Ortega y lograr así el cese de la violencia.

   Las protestas comenzaron el pasado 18 de abril con la reforma de la seguridad social como detonante pero rápidamente se extendieron hasta exigir la "democratización" del país. Ortega ofreció un diálogo nacional que se ha suspendido en varias ocasiones por la falta de avances. Está previsto que se retome el viernes.

   Entretanto, los enfrentamientos entre manifestantes y policías, así como con grupos de civiles armados afines al Gobierno ha continuado. La CIDH y la ONU han pedido al Gobierno que ponga fin a la represión de las protestas pacíficas como primer paso hacia un "diálogo genuino".

   Unas 150 personas han muerto en estos dos meses de protestas, que representan el mayor desafío para Ortega. La CIDH, que en mayo envió un grupo de expertos a Nicaragua, ha denunciado graves violaciones de los Derechos Humanos por parte de la Policía y los grupos paramilitares y ha pedido una investigación internacional al respecto.