Hollande se interesa por las condiciones del cautiverio de Langlois

Actualizado 01/06/2012 22:03:04 CET
Hollande Y Langlois
Foto: REUTERS

PARÍS, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El periodista francés Roméo Langlois, liberado esta semana por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras más de un mes en poder de la guerrilla, se ha reunido este viernes en el Elíseo con el presidente galo, François Hollande, quien se ha mostrado "muy interesado" por las "condiciones" en que el reportero permaneció retenido.

   A la salida de la entrevista, Langlois ha resumido ante la prensa lo hablado con Hollande. Ambos han discutido las "condiciones de la detención" del reportero y del "conflicto colombiano", según el trabajador de France 24.

   "Hemos hablado mucho", ha explicado Langlois, que ha trasladado al presidente su postura en relación a una posible "paz negociada en Colombia".

   Langlois, de 35 años, fue liberado el miércoles tras haber permanecido 32 días en poder de las FARC y este viernes ha llegado a París. Su secuestro se produjo a finales de abril en medio de un enfrentamiento entre rebeldes y militares en el departamento de Caquetá (sur), mientras cubría un operativo antinarcóticos.

   Hollande había advertido este viernes de que su Gobierno no ha abierto "ninguna negociación" ni ha acordado "ningún intercambio" con las FARC para obtener la liberación del periodista.

   La guerrilla le entregó a Langlois una carta para Hollande en la que, según el presidente francés, las FARC "explican su posición, con excusas".

   El mandatario galo agradeció en declaraciones a los periodistas las gestiones emprendidas por el Gobierno de Colombia para lograr la liberación de Langlois e instó a los rehenes que aún permanecen en poder de la guerrilla y a sus familias a "no perder la esperanza". "Es un día feliz para Roméo Langlois, pero queda mucho trabajo por hacer para el resto de rehenes", apostilló.

   En una rueda de prensa a su llegada a París, el periodista había insistido en que no fue un secuestrado como los demás, sino "un rehén VIP, quizás demasiado". "Creo que otros a mi alrededor sufrieron más que yo", afirmó tras aterrizar en el aeropuerto Charles de Gaulle.