Indígenas peruanos reivindican al papa el uso de un templo inca reconvertido en católico durante la colonización

Indígenas peruanos
COLPRENSA/VILLAMIZAR DUSSAN, SERGIO
wikimedia
Publicado 18/01/2018 14:38:51CET

   LIMA, 18 ene (Reuters/Notimérica) -

   Grupos indígenas de Perú han solicitado a través de una carta al papa Francisco su respaldo para realizar ritos en el templo Coricancha --el más sagrado del Imperio Inca--, el cual fue convertido en la Iglesia de Santo Domingo en el siglo XVI como parte de los esfuerzos para evangelizar a los nativos.

   Practicantes de rituales indígenas quieren que el sumo pontífice, que llega este jueves por la noche a Perú después visitar durante varias jornadas a sus vecinos de Chile, les ayude a conseguir un mayor acceso al templo ubicado en la ciudad andina del Cuzco.

   Durante la conquista del templo, los españoles saquearon el oro enchapado en las puertas y paredes de Coricancha y demolieron parte de la estructura donde los incas adoraban a su dios Sol. Asimismo, durante la misma época fueron miles las víctimas indígenas por la llegada de los españoles a las tierras americanas, muchas de las muertes en nombre de Dios.

   Por ello, durante su viaje a Bolivia en 2015, el papa pidió perdón y calificó de "graves pecados" los cometidos contra los nativos en América en nombre de la Iglesia Católica.

   Enrique Riveros, representante del grupo espiritual andino Hatun Ayllu, dijo que ahora debe dar un paso más, permitiendo que los rituales nativos se reanuden regularmente en Coricancha. "Cuzco fue conquistado por la espada y por la cruz", ha indicado Riveros a la agencia Reuters, indicando que "una reflexión al respeto no es suficiente. Es hora de devolverle a los pueblos indígenas lo que les pertenece".

   Coricancha --que tiene varios recintos construidos con enormes rocas, jardines y fuentes de agua-- es administrada actualmente por sacerdotes dominicos y los turistas deben pagar por visitarlo.

   En la carta, a la que Reuters tuvo acceso, se pide a Francisco que comience el proceso de establecer el "uso, administración y propiedad compartida" de Coricancha.

   Francisco, quien es considerado por muchos como el papa más receptivo hacia las demandas de los pueblos indígenas, no ha expresado explícitamente pesar por la evangelización de la Iglesia de los pueblos originarios. Sin embargo, este miércoles, el papa dedicó un mensaje de inclusión a los portergados grupos indígenas de ese país.

   Riveros ha indicado que, aunque el grupo Hatun Ayllu y otros reciben permiso para celebrar el festival del sol incaico en el templo, han tenido que realizar sus rituales mensuales en un espacio público junto a Coricancha durante los últimos nueve años.

   "No consienta usted, santo padre, querido hermanito nuestro, la perpetuación de esa injusticia contra nuestros pueblos", señala la carta.