Javier Bertucci, el pastor evangélico que aspira a acabar con 20 años de chavismo en Venezuela

JAVIER BERTUCCI
YOUTUBE
Publicado 22/02/2018 11:05:46CET

   Defiende que los religiosos tienen derecho a entrar en la política porque han estado en todo momento con los pobres

   CARACAS, 22 Feb. (Reuters/EP) -

   Javier Bertucci, un pastor evangélico que aspira a la Presidencia de Venezuela, sostiene que las iglesias se han ganado el derecho a entrar en la contienda política tras el fracaso de los políticos en la región, donde varios líderes protestantes se han lanzado a la arena electoral.

   Bertucci asegura que su promesa de restaurar los "valores" perdidos en medio de la severa crisis económica que sacude al país petrolero será suficiente para ganar al presidente Nicolás Maduro en los comicios del 22 de abril, a los que la coalición oposición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha decidido no concurrir tras denunciar que no hay garantías electorales.

   "Si alguien lo merece somos nosotros ¿Por qué? Porque estamos ahí por muchos años. Hemos estado ahí con el pobre, con el necesitado", sostiene Bertucci, fundador de la Iglesia Maranatha en 1999 en una entrevista con Reuters en una habitación de un lujoso hotel de Caracas.

   "Los políticos (llegan) cuando tocan elecciones, le piden el voto, le dan cuatro cosas y se desaparecen, esa percepción existe en todas las comunidades de Latinoamérica", añade el líder religioso cuya iglesia tiene su sede en el estado central de Carabobo.

   Su incursión en la política viene tras el éxito del exdiputado y cantante evangélico Fabricio Alvarado en Costa Rica, quien tras ganar la primera ronda es favorito para convertirse en el próximo presidente del país centroamericano en la segunda vuelta de abril.

   Sin embargo, Bertucci dice que no se trata de una "estrategia" regional de los protestantes. En las últimas décadas, los cultos evangélicos han proliferado rápidamente en Latinoamérica ganándole cada vez más terreno a la poderosa Iglesia Católica gracias a sus carismáticos predicadores y sus animadas ceremonias, que han convertido algunas de sus iglesias en emporios empresariales.

   En medio de la peor crisis en la historia moderna de Venezuela, donde escasean medicinas y alimentos y la población lucha con una hiperinflación, Bertucci quiere capitalizar el trabajo social de su iglesia que, según él, ha servido cuatro millones de platos de sopa en el último año y medio con ayuda de 130.000 voluntarios.

   "¿Qué pasa cuando yo saco la cabeza como político? Toda esa gente que yo he atendido por tantos años dice: este hombre merece que yo lo apoye", añade Bertucci, quien ha pasado al estado seglar después de 17 años como pastor, para poder ser candidato.

DOCTRINA CRISTIANA

   Casado desde hace 25 años y con tres hijos de esa unión y uno pequeño adoptado recientemente, la agenda de Bertucci incluye las reivindicaciones clásicas de los cristianos militantes sobre matrimonio igualitario, adopción por parejas del mismo sexo y el aborto.

   "Respeto y amo a cualquier persona que tenga una orientación sexual diferente pero en la parte legal tendría que decirles categóricamente que nunca apoyaría esto (adopción), todo lo contrario", aclara.

   El aspirante evangélico indica que su primera decisión para salir de la crisis sería levantar el control de cambios vigente desde hace 15 años, considerado por analistas como la mayor distorsión económica del país y fuente de corrupción.

   Además, Bertucci asegura que no posee cuentas en paraísos fiscales, tras ser señalado en la investigación de los 'Papeles de Panamá', y afirma que son falsas las denuncias sobre que contrabandeaba diésel.

ÚNICO RIVAL PARA MADURO POR AHORA

   Bertucci ha copado las miradas al convertirse inesperadamente en el rival único de Maduro en los comicios e insiste en que detrás de su candidatura no está el Gobierno, como aseguran muchos opositores que buscan boicotear la elección para evidenciar la dictadura chavista.

   Sus seguidores, por otra parte, lo ven como un enviado divino para provocar un cambio en el país petrolero, que lleva 20 años bajo la agenda socialista iniciada por el fallecido expresidente Hugo Chávez y que Maduro prometió continuar hasta las últimas consecuencias desde que llegó al poder en 2013.

   "No puedes (evitar) que en algunos sectores de la sociedad te vean como el Mesías que viene a salvarnos", admite el aspirante, que añade que su campaña está abierta a recibir apoyo financiero de otras iglesias cristianas, así como de algunos gremios y asociaciones profesionales. "Ahora yo no tengo intenciones de hacerme ver como un mesías porque ya yo creo en uno: Jesucristo", remacha.