Lenín Moreno califica de "insolente intromisión" la petición de la CIDH sobre la consulta popular

Lenín Moreno en Madrid
GETTY
Publicado 08/02/2018 16:45:07CET

   QUITO, 8 Feb. (Notimérica) -

   El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha calificado este miércoles de "insolente intromisión" la petición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de solicitar medidas provisionales a favor de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Ecuador (CPCCS) para evitar su destitución, una medida que fue aprobada por 63% de los ciudadanos en la consulta popular.

   "Acudiremos a todas las instancias del derecho internacional, pero sobre todo a la unidad del pueblo para rechazar esta insolente intromisión de nuestro sistema democrático", ha declarado Moreno en una reunión con los representantes de las otras cuatro funciones del Estado (legislativa, judicial, electoral y de transparencia) con quienes se citó para definir una estrategia que defienda internacionalmente los resultados del plebiscito del 4 de febrero, según ha informado la agencia 'Sputnik'.

   Del mismo modo, el mandatario ha indicado que Ecuador no puede "aceptar bajo ninguna circunstancia intentos de desestabilización" y ha anunciado que defenderán la soberanía de su país pues "no permitiremos que organismos supranacionales atenten contra nuestra Constitución, la democracia, el derecho internacional y la voluntad del pueblo ecuatoriano".

   En ese sentido, insistió en que no permitirá "bajo ninguna circunstancia" que se trate "de dejar fuera de la democracia la voluntad mayoritaria del pueblo ecuatoriano manifestada en las urnas" e hizo un llamado "a todas las autoridades" a sumarse a "esta defensa patriótica que es una causa de todos los organismos y entidades del Estado, pero sobre todo del pueblo ecuatoriano en su conjunto".

   La reacción de Moreno viene después de que la CIDH emitiera un a resolución en el cual solicitaba que se aplicares medidas cautelares para los miembros del CPCCS, por considerar que el cese de sus funciones únicamente puede darse a través de un trámite en el legislativo y no por consulta popular.

   El presidente de Ecuador incluyó la pregunta relacionada con la reforma al Consejo después de las numerosas críticas que recibió el organismo desde su creación en 2009 por su falta de independencia y porque la mayoría de autoridades de control seleccionadas tenían una relación directa con el entonces presidente Rafael Correa (2007-2017).