Maduro y Morales salen en defensa de Correa tras la orden de detención y extradición de la Fiscalía

Evo Morales y Nicolás Maduro
PRESIDENCIA VENEZUELA - Archivo
Publicado 04/07/2018 16:37:17CET

   MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los presidentes de Venezuela y Bolivia, Nicolás Maduro y Evo Morales, respectivamente, han salido en defensa del que fuera su homólogo ecuatoriano Rafael Correa, después de que la Fiscalía solicitara su detención y extradición desde Bélgica, donde reside, por el caso del supuesto secuestro del opositor ecuatoriano Fernando Balda.

   "Primero Cristina. Luego Lula. Ahora Rafael Correa", ha escrito Maduro en Twitter en alusión a los procesos judiciales iniciados contra la ex presidenta argentina y el ex presidente brasileño. "Cese a la persecución contra los líderes auténticos de nuestra América", ha reclamado.

   Por su parte, Morales ha criticado la "politización de la Justicia ecuatoriana y la injerencia de Estados Unidos" para "encarcelar a un inocente". "Estamos contigo, hermano Correa. ¡Venceremos!", ha dicho el líder indígena en la misma red social.

   El fiscal general de Ecuador, Paúl Pérez, dictó el martes prisión preventiva contra Correa por incumplir la medida cautelar que desde el 2 de julio le obliga a presentarse cada quince días ante Corte Nacional de Justicia (CNJ), ubicada en Quito. Pérez ha pedido que se notifique a Interpol a través de una 'alerta roja' para que sea detenido y extraditado.

   Correa se presentó el lunes en el Consulado de Ecuador en Bruselas para cumplir la medida cautelar. El ex presidente ya había advertido de que no se trasladaría a Quito porque desde que abandonó el cargo, el 24 de mayo de 2017, vive en Bélgica, país natal de su mujer, con su familia.

    "La estrategia", denunció en una reciente entrevista concedida a Europa Press, "es acusarme de que incumplí la medida cautelar para imponerme prisión preventiva". Entonces advirtió de que llegado este momento permanecería en Bélgica hasta que se den "garantías explícitas" para su defensa legal. Entre las opciones, reveló, sopesa pedir asilo.

   El líder izquierdista ha insistido en que este último movimiento judicial forma parte de un "complot" y ha confiado en que "una monstruosidad así jamás prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica".

   La Fiscalía le acusó en junio de los delitos de asociación ilícita y secuestro por el supuesto intento de rapto que sufrió Balda en 2012 cuando estaba en Bogotá, una causa que se ha reactivado tras seis años de letargo porque, de acuerdo con la presunta víctima, la anterior administración la bloqueó.

   Correa achaca este caso a la supuesta persecución política orquestada por su sucesor, Lenín Moreno. El actual presidente llegó al Palacio de Carondelet aupado por su predecesor, pero ahora se declaran rivales por la ofensiva contra la corrupción que ha lanzado el nuevo mandatario y que incluye a Correa y sus fieles.