La CIDH insta a México a acatar una orden judicial y abrir una comisión independiente sobre el 'Caso Iguala'

AYOTZINAPA
REUTERS - Archivo
Actualizado 07/06/2018 8:34:38 CET

CIUDAD DE MÉXICO, 7 Jun. (Reuters/EP) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha instado al Gobierno de México a acatar la decisión de un tribunal mexicano y proceder a la apertura de una comisión independiente sobre la desaparición de 43 estudiantes de la escuela de Ayotzinapa, en el sur de México, hace casi cuatro años.

Un tribunal mexicano, tras revisar los argumentos presentados por la Fiscalía en el 'Caso Iguala', ha ordenado esta semana la creación de la Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia, que estará integrada por representantes de las víctimas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Ministerio Público Federal.

"Es el mandato de una sentencia de un tribunal colegiado y como sentencia debe ser cumplida", ha indicado la relatora de la CIDH para México, Esmeralda Troitiño, durante una rueda de prensa en Washington.

El país "debe adoptar una nueva narrativa", ha manifestado Troitiño. "La comisión analiza la importancia de acotar todas y cada una de las líneas de investigación (...) que bien conducida puede arribar a resultados que ayuden a una búsqueda efectiva del paradero de los estudiantes desaparecidos", ha añadido.

En 2015, el llamado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la CIDH, halló indicios de irregularidades en la investigación, lo que podría llevar a una revisión completa del caso.

Según el tribunal, la investigación "no fue pronta, efectiva, independiente ni imparcial por parte de la Procuraduría General de la República" (PGR) como lo exigen protocolos internacionales de la ONU y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a los que México está suscrito.

Por otra parte, la CIDH ha instado a esclarecer el papel del Ejército y de las fuerzas de seguridad, incluidos los altos cargos.

La desaparición de los estudiantes golpeó al Gobierno del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y destapó las relaciones entre autoridades y grupos de la delincuencia organizada en el país.