Los muros que separan a los iberoamericanos

 

Los muros que separan a los iberoamericanos

Frontera Norte de México
REUTERS
   
Actualizado 26/01/2017 13:39:33 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 26 Ene. (Notimérica) -

   En un momento en el que ciudadanos y políticos de todo el mundo critican la edificiación, ya firmada, del famoso muro de Donald Trump en la frontera entre Estados Unidos y México, es de relevancia recordar la existencia de múltiples vallas y amplias tapias que tratan de separar a las sociedades de un mundo cada día más globalizado.

   Dichos diques han sido elevados no necesariamente bajo la premisa de diferenciar las tierras de diferentes estados, puesto que también los hay que tratan de aislar personas de una misma nacionalidad, y dentro de un mismo territorio. Ambos casos están presentes a lo largo Iberoamérica, comenzando por el ya nombrado México, y pasado por Brasil, Perú o Argentina.

   Respecto al primero, y siendo la más famosa de Iberoamérica, la Frontera Norte de México se caracteriza por ser la que recoge el mayor número de cruces legales e ilegales del mundo, implicando un promedio de 250 muertes de migrantes mexicanos al año (cifra a la que hay que sumar el elevado número de defunciones de aquellos que no consiguen llegar hasta ahí en su camino a Estados Unidos), en orden decreciente de centroamericanos, sudamericanos y caribeños. De esta forma, la premisa de definir dicha separación como una manera de identificar física y simbólicamente hasta dónde llegan los terrenos de uno u otro país, es nula.

foto pobreza

   Similar a esta, la valla que separa las ciudades españolas de Ceuta y Melilla con el territorio de Marruecos (aunque de menor longitud y diferente altura) cumple la misma función, que nuevamente se aleja de ser una determinación territorial. Así, lo que para los ciudadanos y migrantes mexicanos e iberoamericanos puede suponer la edificación del nuevo muro, es para los marroquíes la presencia de concertinas o cuchillas en la alambrada, las cuales provocan graves daños físicos a aquellos que tratan de pasarla.

Foto Ceuta y Melilla

   No puede obviarse que algunos gobiernos iberoamericanos podrían llevar a cabo la misma idea de Donald Trump. El mismo México, presentó en el año 2014 el Plan Frontera Sur, el cual fue aplaudido por los Estados Unidos y con el que se trata de frenar el acceso de centroamericanos a México en su camino hacia la Frontera Norte. El programa incluye diversos métodos de persecución y aprehensión de los migrantes, aunque por ahora no un muro.

   Las medidas han llevado a que se incrementen los viajes a través del Océano Pacífico desde Guatemala, lo que recuerda al drama que se vive en el Mediterráneo, y a que los migrantes se vean obligados a atravesar zonas controladas por las maras.

FRONTERAS ENTRE CIUDADANOS

   De esta forma, se puede comprobar que la edificación de muros no solo tiene como objetivo la delimitación de terrenos nacionales, sino la separación y diferenciación de ciudadanos, que en algunos casos pueden encontrarse amparados por los mismos derechos constitucionales. Pasados 28 años de la caída del Muro de Berlín, actualmente existen varios ejemplos de separaciones similares, estando tres de ellas presentes en Latinoamerica.

   En el año 2009, el gobierno brasileño comenzó con la edificación de muros de cemento que rodeara el barrio de Santa Marta, particularmente la zona donde se encuentran las favelas, en la ciudad de Río de Janeiro. La premisa para su construcción fue la protección medioambiental del lugar, pero tiempo después se levantaron similares edificaciones en terrenos con similares índices de pobreza y marginación, como Rocinha. En este caso, la excusa se basó en la protección de los ciudadanos contra el narcotráfico, y un tiempo después, el derrumbe de parte de la favela Vila Autódromo en Río de Janeiro para la urbanización de la Villa Olímpica conllevó también la cimentación de una tapia que separara ambos ámbitos.

   El recuerdo de los guetos judíos de Polonia durante el régimen nazi, las barreras físicas de división de católicos y protestantes en ciudades de Irlanda del Norte (de hasta 6 metros de altura y 5 kilómetros de largo), o los muros que segregan a los ciudadanos eslovacos de la comunidad romaní en ciudades como Velka Ida, Kosice u Ostrovany, se hace plausible de la misma manera en la ciudad peruana de Lima. Con 10 kilómetros de largo, la lujosa urbanización de Las Casuarianas, en el distrito de Surco, se encuentra "protegida" de las barriadas de Pamplona Alta, en el barrio de San Juan de Miraflores, una de las zonas con mayor pobreza de la capital de Perú.

Previa YoutubeCargando el vídeo....
 Del mismo modo, los cinturones de pobreza que rodean la capital de Argentina, las conocidas 'villas miseria' de Buenos Aires, han tratado de ser ocultadas. Durante el mandato de Mauricio Macri, ahora presidente de la Nación argentina, como jefe del Gobierno del distrito de Buenos Aires, se instaló a lo largo de 550 metros y con una altura de dos, una malla de acero que separa las Villa 31 y 31 Bis de los ricos barrios de Recoleta y Retiro.

'ZONA DE PAZ'

   No deja de ser curioso que a lo largo del territorio latinoamericano se encuentren casos tan reales de segregación social cuando, durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada en el año 2014 en La Habana, los mandatarios comunitarios se comprometieron a continuar con la lucha contra la pobreza y la desigualdad en todo el territorio latinoamericano, declarándolo como 'Zona de Paz'.

   Esa misma reunión levantó múltiples críticas por parte de la Administración estadounidense, que acusó a la organización de traicionar los principios democráticos y de libertad por acercarse a los castristas. Por su parte, el líder cubano, Raúl Castro, postuló la prioridad de "la creación de un espacio político común en el que avancemos hacia el logro de la paz y el respeto entre nuestras relaciones", favoreciendo el fin de la inequidad entre ciudadanos.

   La V Cumbre de la CELAC, que se ha celebrado en la República Dominicana esta misma semana, ha tenido como una de las principales ausencias la de Enrique Peña Nieto debido a "razones de agenda interna", tal y como informaba la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México. Es posible que las ya firmadas medidas por parte de los que justamente denunciaron la violación de los valores de libertad, hayan sido uno de los principales inconvenientes para la participación de Nieto en la reunión con sus homólogos latinoamericanos.

OTROS MUROS EN EL MUNDO

   Fuera de la región iberoamericana, existen altas edificaciones que cumplen con los mismos fines de segregación y diferenciación territorial. Entre las más famosas se encuentra denominada frontera del Pararlelo 38, zona desmilitarizada de 4 kilómetros de ancho que separa a Corea del Norte y Corea del Sur, que sin embargo es uno de los terrenos más vigilados y con mayor dificultad de acceso del mundo y un foco de constante tensión.

   Además, cercando el territorio israelí encontramos la existencia de uno de los muros más famosos, el edificado en Cisjordania en el año 2002 y que a día de hoy sigue ampliándose. Compuesto por vallas, alambradas y muros que tiene como objetivo separarlos de sus vecinos a pesar de las múltiples denuncias internacionales.

   Fruto de la guerra turco-chipriota sucedida en el año 1974, Chipre quedó dividido en dos: una parte perteneciente a la República Turca del Norte de Chipre, y la otra a la República de Chipre. Igualmente, entre ambos existe una zona desmilitarizada, la 'Línea Verde', que está vigilada por soldados de las Naciones Unidas.

   Con menores recursos, pero con iguales propósitos, las autoridades de Marruecos continúan a día de hoy con la construcción de un cerco que rodee el territorio del Sáhara Occidental y que se encuentra vigilado por más de 100.000 soldados.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies