Convocan un paro cívico este jueves en toda Nicaragua en un intento por acabar con la ola de violencia

Protestas en Managua (Nicaragua)
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Actualizado 13/06/2018 9:50:20 CET

MANAGUA, 13 Jun. (Reuters/EP) -

Empresarios, estudiantes y organizaciones civiles de Nicaragua han convocado este martes un paro cívico de 24 horas en todo el país para este jueves, 14 de junio, en un intento por reforzar la presión sobre el presidente, Daniel Ortega, y acabar así con una ola de violentas protestas que se han saldado con más de un centenar de muertos.

"Instamos a todos los dueños de negocios, pequeños y medianas empresas, profesionales autónomos y negocios por cuenta propia a cesar las actividades", ha indicado en un comunicado la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina a varias organizaciones contrarias al Gobierno de Ortega.

El texto señala que el objetivo del paro es "apoyar el diálogo nacional mediado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua y demandar el cese inmediato de la violencia y la represión" en el país. La Alianza Cívica está conformada por la Coalición Universitaria y de sociedad civil, la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense y el Consejo Superior de la Empresa Privada, entre otras organizaciones.

La semana pasada los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua se volvieron a reunir con Ortega para presentar una propuesta de "democratización" tras semanas de protestas.

Por su parte, el dirigente nicaragüense, un exguerrillero que renovó su mandato en 2016, pidió un "periodo de reflexión" para responder. Transcurridas 48 horas desde el encuentro, los religiosos han reprochado al presidente su silencio.

Las protestas comenzaron el pasado 18 de abril por una reforma de la seguridad social que aumentaba las retenciones a trabajadores y empresarios y ponía a cotizar a los jubilados. Rápidamente las manifestaciones se extendieron hasta reclamar la "democratización" de la nación centroamericana.

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más de cien personas han muerto y las autoridades, así como grupos paramilitares, han cometido graves violaciones de los Derechos Humanos por el uso de la fuerza contra manifestantes.

Para sofocar las peores protestas que ha vivido en sus quince años de mandato, Ortega propuso un diálogo nacional que se ha suspendido ya en dos ocasiones.

A lo largo del fin de semana se han producido dos nuevas muertes en Managua, la capital, una en Masaya, otra en Matagalpa y una quinta en Tipitapa, en distintos sucesos relacionados con las manifestaciones antigubernamentales, según el diario local 'La Prensa', que eleva el balance a 127 fallecidos.