Al menos 60 estudiantes liberados tras el ataque a una universidad en Nicaragua que deja dos muertos

Manifestación en Managua para reclamar la renuncia de Ortega
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Actualizado 15/07/2018 8:34:38 CET

MANAGUA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Al menos 60 estudiantes opositores han sido liberados este sábado en Managua tras pasar más de doce horas atrincherados en la iglesia Divina Misericordia, al sur de la capital nicaragüense.

Los jóvenes ocupaban la capitalina Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua desde hace semanas. Allí habían levantado barricadas con adoquines y se defendían con morteros en protesta contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

En la tarde del viernes, un grupo de civiles progubernamentales armados --que la oposición considera paramilitares-- se presentó disparando en uno de los accesos a la universidad.

Un grupo de jóvenes se refugió en la cercana iglesia de la Divina Misericordia junto a un grupo de sacerdotes y periodistas. Según su versión de los hechos, los grupos de civiles armados no dejaron de disparar durante horas. Al menos dos estudiantes perdieron la vida en la operación y 16 resultaron heridos.

Los jóvenes fueron liberados tras diez horas de negociación entre el Gobierno del presidente Daniel Ortega, la Conferencia Episcopal Nicaragüense, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con apoyo de Naciones Unidas y el Nuncio del Vaticano en el país centroamericano.

Dos autobuses les trasladaron hacia la catedral de Managua, donde esperaban sus familiares visiblemente emocionados. Madres, padres y abuelos se agolpaban en la verja del templo para ver a sus seres queridos, que muchos habían dado por muertos.

"Nos atacaban desde los edificios que hay detrás del polideportivo. Queremos que el pueblo de Nicaragua se una a esta batalla. Nosotros no contábamos con armamento. Ellos nos dispararon durante más de 15 horas y nos mataron a nuestros hermanos", ha declarado uno de los jóvenes enmascarados liberados.

"No hubiéramos aguantado una noche más. Nos despedimos de nuestros familiares. Sentíamos que habíamos muerto. Estaban entrando. Sabíamos que íbamos a morir por la patria. Les pedí perdón", ha apuntado otro de los estudiantes, recalcando que luchaba por una Nicaragua libre.

"Nosotros mirábamos a los paramilitares. Los tuvimos a unos 20 pasos y no eran nicaragüenses. Ellos eran cubanos. Nosotros los vimos y los escuchamos hablar. Los tuvimos muy de cerca", ha señalado por su parte otra estudiante liberada, que había sido la protagonista horas antes de un vídeo publicado en Facebook donde un grupo de jóvenes tras una barricada se despedía de sus familiares ante una muerte que creían inevitable mientras sonaban los disparos.

"No vamos a dejar que nos sigan cazando como animales. Nosotros no somos animales. Tampoco somos delincuentes. Ni los terroristas que ellos dicen que somos", ha dicho la joven.

"Ellos nos disparaban con dragunov, nos tiraron con mini uzis, con AK47 y no sabemos qué otro tipo de armamento. El padre tuvo que salir con una bandera blanca pidiendo que cesara el fuego", ha añadido.

Poco a poco se ha ido permitiendo el acceso a las dependencias del obispado a los familiares de los jóvenes. Los padres, llorando, se abrazaban a sus hijos, tras una noche pasada en vela.

Horas antes decenas de ciudadanos habían intentado marchar hacia la iglesia de la Divina Misericordia para pedir la liberación de los estudiantes. Una comitiva policial les cerró el paso en los semáforos de Villa Fontana, a unos 300 metros del templo.

Allí pasaron varias horas, mientras se iban uniendo más personas, entre ellas representantes de los organismos de Derechos Humanos.

"Estamos con el alma destrozada. Pero además con una sensación de impotencia. El uso de los mecanismos de defensa formal de Derechos Humanos e incluso los mecanismos de defensa internacional se están agotando. No hay una respuesta oportuna", ha lamentado Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Consejo Nicaragüense de los Derechos Humanos.

"No podemos dar un paso atrás. Pero nos preguntamos qué podemos hacer para que ese heroísmo que los muchachos han demostrado anoche que nos llamaban por teléfono diciéndonos que los había mandado a matar Daniel Ortega, no sea en vano.", ha añadido.

Aquellos concentrados en las inmediaciones de la iglesia de la Divina Misericordia para pedir la liberación de los estudiantes portaron decenas de banderas nicaragüenses. En el lugar se presentaron varios sacerdotes, que no dejaron de orar mediante un sistema de sonido instalado en el lugar, que también reprodujo el himno de Nicaragua en varias ocasiones. No se produjo incidente violento alguno en el lugar.

"Lo que estamos viviendo en Nicaragua es una violencia desproporcionada del régimen que busca perpetuarse en el poder a través de la masacre del pueblo nicaragüense. Hay que decir que el pueblo ha estado resistiendo de manera cívica, pacífica. Vamos a seguir resistiendo de esta manera pero necesitamos de todo el apoyo internacional que podamos recibir porque Ortega está masacrando al pueblo de Nicaragua", ha señalado, por su parte, la activista Mónica López.

Casi tres meses de protestas antigubernamentales han dejado más de 350 muertos, según organizaciones de derechos humanos nicaragüenses. La CIDH ha confirmado 264 fallecidos.

El oficialismo considera "terroristas" de derecha financiados por otros países a quienes protestan en las calles. Han denunciado violaciones de derechos humanos por parte de los manifestantes ante la Organización de Estados Americanos.

Las autoridades difundieron este viernes fotografías con las armas supuestamente encontradas en la Unan. En las imágenes aparecían varios morteros, como se conoce en Nicaragua a unas armas de fabricación casera a base de petardos, que sólo son mortales si se disparan a corta distancia y a bocajarro.

En las fotografías se pueden apreciar también al menos dos escopetas, una metralleta y un revólver. Los estudiantes han negado en todo momento haber tenido esas armas escondidas en la universidad.