Miles de nicaragüenses se manifiestan convocados por la Iglesia Católica en contra de la represión policial

Manifestación en Ncaragua
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Actualizado 29/04/2018 8:25:24 CET

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Decenas de miles de nicaragüenses han participado a lo largo de este sábado en la capital del país, Managua, en una multitudinaria marcha "Por la Paz y la Justicia" convocada por la Iglesia Católica, la segunda gran manifestación que se produce en menos de una semana después de las protestas estudiantiles que se saldaron con al menos 34 muertos, aunque varias organizaciones de Derechos Humanos cifran el número de víctimas mortales en más de 60.

En la marcha, que ha sido organizada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, según ha informado el diario nicaragúense 'La Prensa', han participado miles de personas, entre ellos grandes grupos de campesinos, que también exigen la paralización de la construcción de un canal interoceánico en el país y muchos estudiantes, protagonistas de las primeras manifestaciones.

Durante la homilía que ha concluido la concentración, el cardenal Leopoldo Brenes ha advertido que la Iglesia Católica -a la que el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, le ha pedido que asuma el papel de mediadora en el conflicto- se retirará del diálogo en el que caso de que el Gobierno no muestre voluntad de cumplir con las demandas que exige la población, como el cese de la violencia.

"Solo se le dará un mes al gobierno para dialogar. Una vez pasado los 30 días, se analizará si el gobierno tuvo la voluntad de cumplir con las exigencias de todo el pueblo. Y si se llega a la conclusión de que el presidente solo dio largas al asunto, daremos por concluido el diálogo e informaremos al pueblo", ha afirmado Brenes, en declaraciones recogidas por el medio nicaragüense 'El Nuevo Diario'.

Tras escuchar estas palabras, la multitud gritaba: "Que se vayan, que se vayan", en una referencia directa a los políticos que conforman el Gobierno nicaragüense.

El obispo nicaragüense Rolando José Álvarez, uno de los religiosos llamados a ejercer de mediadores, ya había advertido este jueves de que el diálogo nacional que ha prometido el Gobierno de Daniel Ortega para resolver la crisis política desatada por las protestas contra la reforma de la seguridad social todavía "no está aplanado".

Álvarez aclaró que la Conferencia Episcopal solo ha accedido, a petición de las partes, a explorar con el Gobierno las posibilidades de que se celebre un auténtico diálogo y, en su caso, a ser testigos del mismo. "Si en algún momento o vemos que no hay buena voluntad, lo diremos", subrayó.

El pasado 16 de abril comenzó una ola de manifestaciones multitudinarias para frenar una reforma de la seguridad social que aumentaba la contribución de trabajadores y empresarios y por primera vez ponía a cotizar a los jubilados nicaragüenses.

La dura represión de las protestas ha hecho que se conviertan en una protesta general contra Ortega, la peor crisis política que ha vivido durante sus quince años de mandato.

Contador