Un nuevo reto para AMLO: la integración de los representantes evangélicos de su alianza

Mexican President-elected Andres Manuel Lopez Obrador talks to a journalist as h
REUTERS / DANIEL BECERRIL
Publicado 10/07/2018 10:55:11CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 10 Jul. (Notimérica) -

   En diciembre de 2017, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), anunciaba la alianza de su partido político, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con otros partidos políticos del país azteca de cara a las elecciones presidenciales de julio de 2018.

   De todos los partidos, llamaba notablemente la atención uno de ellos, el Partido Encuentro Social (PES). El PES, agrupación conservadora de corte evangelista, conformaba junto al Partido de los Trabajadores (PT) y Morena la alianza 'Juntos Haremos Historia', la cual ha otorgado la Presidencia de México a AMLO con una amplia mayoría.

   El PES --liderado por Hugo Eric Flores-- ha obtenido el mayor número de sillas en el Congreso de su historia, aunque al no conseguir el número de votos necesarios (un 3 por ciento en el padrón electoral), su registro no será conservado ante el Instituto Nacional Electoral (INE). Flores ha indicado que acudirá a los tribunales para que se revisen los votos y probar que sí adquirieron el 3 por ciento necesario, algo para lo que ha pedido apoyo a AMLO. El presidente electo ha ofrecido el equipo jurídico de su partido.

   El PES obtuvo 1,5 millones de votos para la candidatura de Morena, indica el diario 'El País'. Asimismo, para la Presidencia contó con 2,7 por ciento de los votos, 2,42 por ciento para la Cámara de Diputados y 2,37 por ciento para el Senado. De esta manera, el PES ha pasado de tener diez legisladores y ningún senador a contar con 55 diputados y siete senadores.

   Ahora, al no tener circunscripción, queda por ver si los elegidos deciden unirse a Morena, al PT o ser independientes. De decantarse por el último término, los legisladores no podrían optar a la oportunidad de participar en las comisiones que deciden los temas que se discuten en ambas cámaras, recoge 'El País'.

   "Vamos a ser una fuerza muy importante en el Congreso y hemos hecho el compromiso de acompañar a Andrés Manuel López Obrador en su Gobierno, seguramente estaremos formando parte de este bloque legislativo que estará apoyando al presidente", indicaba Flores a la prensa mexicana.

   El reto, en cualquier caso, es la integración de los ultraconservadores en las iniciativas de Gobierno, el cual está previsto que sea de corte izquierdista, muy lejano a los ideales que tradicionalmente ha apoyado Encuentro Social.