La Fiscalía de Perú concluye que el canadiense linchado habría matado a la líder indígena Olivia Arévalo

Líder etnia Shipibo-Konibo
YOUTUBE
Actualizado 04/05/2018 7:59:01 CET

LIMA, 4 May. (Reuters/EP) -

La Fiscalía de Perú ha concluido este jueves que el ciudadano canadiense Sebastian Paul Woodroffe mató a la líder indígena Olivia Arévalo de varios disparos el pasado 19 de abril antes de ser linchado por un grupo de personas en represalia por el presunto asesinato, según ha informado el diario local 'El Comercio'.

Woodroffe, de 41 años, había comprado en marzo un arma que fue posteriormente hallada en el lugar del crimen, tal y como ha señalado el fiscal Ricardo Jiménez. El cadáver de Woodroffe fue encontrado el sábado, 21 de abril, en Yarinacocha.

Jiménez ha explicado que el canadiense presentaba pólvora en la ropa aunque no en sus manos --posiblemente debido a que había permanecido enterrado durante dos días antes de que la Policía diera con el cadáver--.

La principal hipótesis de los fiscales es que Woodroffe habría matado a Arévalo en el marco de un ajuste de cuentas dado que el hijo de ésta le debía unos 14.000 soles (cerca de 4.000 euros), según ha explicado el fiscal Ricardo Jiménez.

La semana pasada un juez peruano ordenó la detención de dos hombres acusados de linchar y asesinar a Woodroffe. El cadáver del canadiense fue hallado con signos de ahorcamiento después de que el viernes se difundiera en redes sociales un vídeo de su linchamiento. En las imágenes se ve a Woodroffe siendo arrastrado con una cuerda atada al cuello pese a la presencia de menores de edad.