¿Qué presidentes iberoamericanos han sido destituidos por el Congreso o forzados a renunciar?

Dilma Rousseff
REUTERS - Archivo
Publicado 21/03/2018 20:13:52CET

   MADRID, 21 Mar. (Notimérica) -

   Con la votación prevista para este jueves de la 'moción de vacancia' del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, que puede verse alterada por la reciente renuncia del mandatario, como telón de fondo, repasamos qué otros presidentes o presidentas iberoamericanos han sido destituidos o forzados a renunciar en sus países.

   Dilma Rousseff. Es el caso más reciente conocido. Su legislatura como presidenta de Brasil comenzó en el año 2010 y el 31 de agosto de 2016 fue destituida por dos tercios de los senadores, en concreto, con un 56% de los votos. Se la acusaba de maquillar datos sobre las cuentas públicas y de haber firmado decretos económicos sin aprobación del Congreso.

   Fernando Lugo. Expresidente de Paraguay, en 2008 protagonizó la ruptura de un continuismo de 60 años del Partido Colorado en el poder. Sin embargo, el 21 de junio de 2012 la Cámara de Diputados aprobó su juicio político argumentando un mal desempeño de sus funciones. El proceso fue criticado por gobiernos de países de la región señalando, entre otras razones, que solo se le habían concedido dos horas para presentar su defensa ante el parlamento.

   Lucio Gutiérrez. Se convirtió en el segundo mandatario ecuatoriano destituido en menos de diez años. El Parlamento puso fin a su presidencia en abril de 2005, acusándolo de corrupción.

   Alberto Fujimori. Ostentó el poder en Perú entre 1990 y 2000. Primero intentó dejar el cargo por fax desde Japón, tras salir a la luz un escándalo de corrupción sobre su presidencia. Después fue destituido por el Congreso por "incapacidad moral permanente". Kuczynski puso fin el pasado 24 de diciembre a su condena a 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad y delitos de corrupción.

   Abdalá Bucaram. La legislatura de este exmandatario ecuatoriano duró apenas seis meses, entre agosto de 1996 a febrero de 1997. La oposición lo acusaba de desvío de fondos públicos y de "incapacidad mental para gobernar".

   Carlos Andrés Perez. Su mandato en Venezuela entre 1989 y 1993 fue realmente convulso. En primer lugar, la represión que el Ejército aplicó a una serie de protestas en Caracas se cobró 276 muertos y 2.000 desaparecidos en febrero de 1989. En segundo lugar, en 1992 vivió dos golpes de Estado por parte de oficiales de las Fuerzas Armadas, entre los que se encontraba Hugo Chávez. Finalmente, en 1993 una causa por malversación de fondos provocó que acabara abandonando el poder.

   Fernando Collor de Mello. Gobernó Brasil entre 1990 y 1992. En 1991, tanto el entonces presidente de la estatal Petrobras como el propio hermano de Mello señalaron varios actos de corrupción del mandatario. Finalmente, en 1992 el Senado votó la destitución de Mello un día después de que él anunciara su dimisión.