Raúl Castro defiende a Díaz-Canel como su heredero político y advierte: "No podemos cometer errores"

Cuba's President Raul Castro (C-L) and First Vice-President Miguel Diaz-Canel (C
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 19/04/2018 17:49:59CET

   MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Raúl Castro se ha despedido este jueves de la Presidencia de Cuba, cargo que ha ocupado durante los últimos diez años y que ahora ha cedido a Miguel Díaz-Canel, a quien ha reivindicado como sucesor legítimo por su "capacidad de trabajo" y "su fidelidad política", aunque también ha lanzado una advertencia: "No podemos cometer errores".

   "El compañero Díaz-Canel no es un improvisado", ha dicho. "A lo largo de los años ha demostrado madurez, capacidad de trabajo, solidez ideológica, fidelidad política y compromiso hacia la Revolución", ha destacado ante la nueva Asamblea Nacional.

   Castro ha hecho hincapié en que "su ascenso hacia la máxima responsabilidad no ha sido fruto del azar ni del apresuramiento". "No cometimos el error de acelerar el proceso", sino que "se pensó con serenidad el tránsito de las diferentes responsabilidades partidistas y gubernamentales".

   Por ello, ha explicado que en los congresos generales del Partido Comunista de Cuba (PCC) que dirigió como presidente se decidió limitar a dos mandatos de cinco años cada uno el máximo como presidente del Consejo de Estado --jefe de Estado y de Gobierno-- y que el de primer secretario del PCC --jefe del partido-- se prolongara otros tres.

   Castro ha recordado que Díaz-Canel ha seguido esa trayectoria. En 2013 fue ascendido a primer vicepresidente del Consejo de Estado, 'número dos' del Gobierno, "para que adquiriera un nivel de preparación integral que, unido a su capacidad personal, le permita asumir (estos cargos) con éxito".

   Ahora, ha señalado, continuará su "aprendizaje" hasta 2021, tres años durante los cuales Castro se mantendrá como primer secretario del PCC y como tal, según ha anunciado este jueves el mismo Díaz-Canel "seguirá encabezando las decisiones trascendentales para el presente y el futuro" de Cuba.

   Castro ha exhortado a su delfín a seguir este mismo camino: "Cuando cumpla sus dos mandatos (...) lo mismo que estamos haciendo con él, él tiene que hacerlo con su sustituto (...) para viabilizar el tránsito". "Los órganos superiores del Estado y del partido serán los que tomarán la decisión final" de quién tomará el relevo, ha apostillado.

   El menor de los Castro ha dado además una guía política a Díaz-Canel: "Vivimos en unos tiempos donde no podemos cometer errores". Así, ha recordado que los errores de otros "dieron al traste con procesos importantísimos para la Humanidad y cuyas consecuencias estamos pagando muchos países (...), entre ellos el nuestro".