El responsable de las veredas garantiza que las FARC estarán en las zonas de concentración

Los negociadores de las FARC, Iván Márquez, y del Gobierno, Humberto de la Calle
REUTERS / ENRIQUE DE LA OSA
Actualizado 26/01/2017 8:40:37 CET

BOGOTÁ, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Carlos Córdoba, responsable de la adecuación de las zonas de concentración previstas para que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) inicien el desarme, ha garantizado que los guerrilleros estarán desplegados antes del 31 de enero, como ha prometido el Gobierno de Juan Manuel Santos.

"El Gobierno nacional está listo y viene cumpliendo con la adecuación", ha señalado en rueda de prensa desde la Casa de Nariño. "Vamos a seguir presentado todo el apoyo para que se cumpla el objetivo de que el 31 de enero estén las FARC dentro de las zonas", ha añadido, según recoge el diario 'El Tiempo'.

Las declaraciones de Córdoba llegan poco después de que el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', advirtiera de que, si no pone en marcha las zonas de concentración, será necesario ajustar el calendario para la desmovilización de los guerrilleros.

"Mientras las FARC estamos cumpliendo rigurosamente lo acordado, el Gobierno no lleva infraestructura a las zonas veredales", escribió el líder insurgente en su cuenta oficial de la red social Twitter.

'Timochenko' ha puesto algunos ejemplos de la lentitud de los trabajos en estas zonas. Así, ha mencionado que en Playa Rica "no hay agua" y "en Carmelitas no hay nada construido".

"Si el Gobierno no instala inmediatamente la infraestructura necesaria, hay que replantear la fecha de la llegada de las FARC", ha considerado 'Timochenko'.

En estas zonas del territorio colombiano deberán concentrarse los guerrilleros de las FARC, vigilados por un mecanismo tripartido del que también forma parte la ONU, hasta completar su paso a la vida civil.

Las zonas corresponden a veredas --la subdivisión más pequeña dentro de la división administrativa colombiana-- en 12 departamentos distintos. Para su selección, el Gobierno ha tenido en cuenta que estén "distantes" de zonas urbanas y fronterizas y que tengan una extensión "razonable".

El acuerdo de paz sellado entre ambas partes plantea que todas estas zonas estén abiertas un máximo de 180 días desde la firma definitiva de la paz, un tiempo en el cual las FARC deberán haberse deshecho de todas las armas. La ONU será la encargada de supervisar esta entrega, distribuida conforme a un calendario con varios plazos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies