Temer nombra ministro a Moreira Franco, citado en la investigación de la trama Lava Jato

Temer
PRESIDENCIA DE BRASIL
Publicado 03/02/2017 22:08:28CET

   BRASILIA, 3 Feb. (Reuters/EP) -

   El presidente de Brasil, Michel Temer, ha realizado una remodelación del Gobierno en la que ha dado entrada como ministro a Wellington Moreira Franco, un exministro que ha sido citado en el marco de las investigaciones del caso Lava Jato.

   Temer ha situado a Moreira Franco como ministro responsable de Comunicaciones y Asunto Estratégicos, para intentar atraer así el interés de los inversores extranjeros en la modernización de las infraestructuras brasileñas.

   Moreira Franco ha aparecido citado por testigos del caso Lava Jato que apuntan a que habría recibido un soborno, lo que podría terminar llevándole a juicio y ha hecho que surjan dudas sobre si Temer le ha nombrado para el cargo para evitar que sea procesado.

   "Es solo una normalización de su trabajo porque ya está actuando como ministro", ha asegurado el mandatario brasileño, que tomó posesión como jefe del Estado en 2016 con la promesa de luchar contra la corrupción y reducir el número de ministerios.

   Moreira Franco niega las acusaciones y sostiene que no ha cometido ningún delito. Su primera declaración como ministro la ha dedicado a rechazar que haya sido nombrado para impedir su procesamiento. Como ministro, correspondería al Tribunal Supremo su procesamiento.

   En los próximos meses, Moreira Franco aprobará concesiones para la construcción y la operación de carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos, en el marco de la estrategia de Temer para atraer inversiones locales y extranjeras para ayudar al país a salir de la recesión.

   Temer también ha incorporado al Ejecutivo a Antonio Imbassahy, un destacado parlamentario del Partido de la Socialdemocracia de Brasil (PSDB) que será el responsable de las relaciones con el Congreso, donde el Gobierno confía en aprobar la reforma del sistema de pensiones.

   El Ejecutivo espera aprobar esta reforma en junio de este año pero tendrá que superar el rechazo de la oposición. La reforma implicará que los brasileños tendrán que trabajar más años para garantizarse el 100 por cien de la pensión.

   Temer, que se hizo con las riendas del país en 2016 gracias al juicio político que llevó a la destitución de Dilma Rousseff, tiene mayoría en el Congreso y podría aumentar las opciones de sacar adelante las medidas de austeridad con la llegada de Imbassahy a su Ejecutivo. "Airearemos nuestras diferencias y alcanzaremos una solución que sea lo mejor para la nación", ha dicho Imbassahy, en declaraciones a la prensa.

   El PSDB ha prometido apoyar al Gobierno hasta 2018, cuando tanto esta formación como el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), planean presentar sus propios candidatos a las elecciones presidenciales.

   "Tendremos tiempo para poner a Brasil de nuevo en la senda. Cualquiera que llegue después encontrará unas cuentas equilibradas y un país pacificado", ha subrayado el mandatario brasileño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies