El TSJ de Brasil rechaza el hábeas corpus de Lula da Silva para evitar la cárcel

Luiz Inácio Lula da Silva
REUTERS / UESLEI MARCELINO
Actualizado 31/01/2018 8:35:55 CET

   BRASILIA, 30 Ene. (Notimérica)-

   El Tribunal Superior de Justicia de Brasil (TSJ) ha negado el recuros de hábeas corpus que realizaron los abogados del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (condenado a 12 años y un mes de cárcel en segunda instancia) para evitar que entre en prisión.

   El magistrado del TSJ Humberto Martins, ha rechazado la petición de la defensa de Lula argumentando que "la posibilidad inmediata de prisión no parece inminente", según un comunicado.

   Del mismo modo, el juez ha considerado que la defensa aún tiene margen para recurrir en el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), que condenó al exmandatario en segunda instancia, a través del llamado recurso de embargo de declaración.

   "El hábeas corpus preventivo se da cuando hay, de hecho, una amenaza a la libertad de locomoción, siempre que esté fundado el recelo de la persona a ser detenido ilegalmente", ha declarado Martins.

   Los abogados de Lula presentaron este martes un habeas corpus ante el Supremo solicitando que la ejecución del fallo se suspenda hasta que se agoten todas las posibilidades de recurso. El antiguo dirigente sindical puede recurrir ante el propio TRF-4 para que aclare ciertos puntos de la sentencia y apelar al STJ y al Tribunal Federal como instancias extraordinarias, tras lo cual el dictamen se consideraría firme.

   Según la defensa, el ingreso en prisión de Lula violaría el artículo 5 de la Constitución brasileña, que recoge el derecho a la presunción de inocencia, y además --sostienen-- influiría en las elecciones presidenciales causando "un daño irreversible al ejercicio de la democracia en el país", según ha informado 'O Globo'.

   Los abogados de Lula habían realizado la petición pocas horas antes considerando que "una eventual restricción de libertad" provocaría una "intensa conmoción popular" que influiría en el proceso democrático, dado que Lula ya anunció su precandidatura a la presidencia en las próximas elecciones.

   Una sentencia firme impediría que Lula pudiera inscribirse como candidato a las elecciones presidenciales del 7 de octubre, para las que parte como gran favorito, a pesar de que carga con esta condena y tiene otras cuatro causas pendientes. El Partido de los Trabajadores (PT) ya le ha señalado como su abanderado.