Venezuela acusa a Colombia de boicotear la firma del acuerdo de paz con la oposición

Jorge Rodriguez, Venezuela's Communications and Information Minister, talks to t
REUTERS / RICARDO ROJAS
Publicado 07/02/2018 14:08:17CET

   CARACAS, 7 Feb (Notimex).-

   El Gobierno y la oposición venezolana estuvieron a punto de firmar el borrador de un acuerdo definitivo en Santo Domingo (República Dominicana) en la madrugada de este miércoles, pero bajo presiones de Colombia, la delegación de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) habría rechazado firmar el documento.

   El rechazo de los opositores a firmar lo que ya habían acordado con el Gobierno se debería a una llamada telefónica procedente de Bogotá, tal y como ha asegurado el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez.

   "Hoy, en un acto bochornoso, una llamada de Bogotá dirigida a Julio Borges (jefe de la delegación opositora), que coincidió con la visita del secretario estadunidense de Estado, Rex Tillerson, a ese país, impidió que se firmara el acuerdo", ha precisado.

   Por su parte, la delegación del Gobierno de Venezuela en los diálogos de paz con la oposición ha firmado la madrugada de este miércoles el borrador del 'Acuerdo de convivencia democrática por Venezuela en Santo Domingo', el recién logrado "acuerdo definitivo".

   La firma por parte de la delegación gubernamental ha sido llevada a cabo por el jefe de dicho grupo, Jorge Rodríguez, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, y el diplomático Roy Chaderton.

   Según Rodríguez, pese a intentos de sabotaje, el acuerdo de los diálogos sostenidos entre el Gobierno y la oposición "está listo" para concretarlo ahora mismo, según recoge el diario 'El Universal' de Venezuela. Rodríguez, además, ha rechazado las críticas del canciller chileno, Heraldo Muñoz, quien ha acusado al Gobierno de Nicolás Maduro de imponer "presiones enormes" a la oposición para que firme el pacto.

   Por su parte, Borges --coordinador del partido Primero Justicia y vocero de la oposición-- ha negado haber recibido órdenes extranjeras, asegurando que la delegación opositora "trabajará mañana en el documento que ha recibido para incluir las observaciones que considera justas para el pueblo venezolano", y ha reiterado que no hay pro el momento acuerdo.

   Este martes el jefe de la delegación oficialista dio a conocer que las partes habían llegado a un acuerdo definitivo, el cual incluiría una propuesta de fecha para las elecciones presidenciales convocadas por la ANC, que se celebrarán en el primer cuatrimestre de 2018.

   El Gobierno de Nicolás Maduro y la MUD se reunieron este martes hasta altas horas de la noche con el objetivo de cerrar el acuerdo que negocian desde el 1 de diciembre en la capital dominicana para pactar una salida a la crisis política y económica que sufre Venezuela.

   El presidente dominicano Danilo Medina, después de cerca de cinco horas de reunión con ambas partes en la sede de la cancillería, explicó que la delegación opositora pidió tiempo y que será este miércoles a las 10.30 horas locales cuando presente sus observaciones a fin de continuar la discusión.

   En la última ronda de negociaciones, celebrada la semana anterior, Rodríguez aseguró que ya sólo faltaban por negociar dos aspectos de uno de los seis temas de la agenda.

   Esta nueva fase se celebra en momentos en que se espera en Venezuela el anuncio por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre la fecha de las polémicas elecciones presidenciales que fueron adelantadas para antes de mayo.

   La oposición demandaba como un paso previo para celebrar los comicios que el CNE fuese reformado por considerar que está influido por el oficialismo, así como ha solicitado garantías de transparencia electoral, la creación de un canal humanitario para enfrentar la escasez de alimentos y medicinas, el reconocimiento a la Asamblea Nacional y la liberación de 'presos políticos'.

   El Gobierno, por su parte, exige el reconocimiento por parte de la oposición de la Asamblea Nacional Constituyente y el repudio a las sanciones económicas internacionales contra Venezuela.