Un estado brasileño solicita el cierre de la frontera venezolana para detener el flujo de refugiados

El presidente de Brasil, Michel Temer
PRESIDENCIA DE BRASIL
Actualizado 14/04/2018 8:29:20 CET

BRASILIA, 14 Abr. (Reuters/EP) -

Los líderes del estado brasileño de Roraima han solicitado este viernes al Tribunal Supremo permiso para cerrar temporalmente el único cruce fronterizo terrestre con Venezuela para detener la llegada masiva y desordenada de refugiados.

El presidente de Brasil, Michel Temer, que se encuentra en la Cumbre de las Américas en Lima, ha asegurado que cerrar la frontera era "impensable".

La gobernadora de Roraima, Suely Campos, ha solicitado al Tribunal Supremo que ordene al gobierno federal intensificar la asistencia para que su estado se encargue de lo que ha denominado una crisis humanitaria. También ha pedido que se cerrara la frontera hasta que pudieran implementarse procedimientos de inmigración ordenados.

Campos ha admitido que tuvo que recurrir al Tribunal Supremo porque el gobierno federal no había actuado en respuesta a las solicitudes de su estado.

Más de 50.000 refugiados venezolanos llegaron a Roraima desde el año pasado, huyendo de una crisis económica y conflictos políticos en su país, según informó la gobernadora. La afluencia fue casi igual al 10 por ciento de la población del estado de 520.000 habitantes. Los refugiados han sobrecargado los servicios de salud, vivienda y educación, según Campos, trayendo amenaza de enfermedades y desorden social.

Muchos de los refugiados han caminado cientos de kilómetros para llegar a la capital del estado, Boa Vista, y han estado durmiendo en plazas y otras zonas precarias de la ciudad.

Campos ha señalado que cada día más de 500 venezolanos cruzan la frontera abierta, donde se les permite a los inmigrantes entrar sin visado, simplemente enseñando un documento venezolano.

"Tenemos que exigir más documentos, tarjetas de vacunación, verificación de antecedentes penales, inspección de automóviles. Tiene que haber una forma de contener esta afluencia", ha aseverado.

El gobierno federal declaró en febrero una emergencia para aumentar los fondos para Roraima y duplicó el número de tropas en la frontera. También comenzó a utilizar aviones de la Fuerza Aérea para trasladar a los refugiados venezolanos a ciudades brasileñas más grandes. Sin embargo ha señalado que no cerrará la frontera porque violaría los tratados internacionales.

Temer ha afirmado que su Gobierno estaba entregando la asistencia solicitada por Roraima y que esperaba que el Tribunal Supremo negara la solicitud del estado de cerrar la frontera. "No es la forma de hacer las cosas de Brasil, cerrando las fronteras", ha recalcado.