La CIDH insta a Venezuela a investigar la muerte de 68 personas durante el motín de Carabobo

Familiares de los presos de la comisaría de Carabobo.
REUTERS / CARLOS GARCIA RAWLINS - Archivo
Actualizado 04/04/2018 8:44:14 CET

CARACAS, 4 Abr. (Reuters/EP) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha instado este martes al Gobierno de Venezuela a investigar la muerte de los 68 presos que murieron en el marco del motín acaecido la semana pasada en la Comandancia de Policía de Carabobo.

La CIDH ha pedido a Caracas que luche contra la impunidad y sancione a los responsables de lo ocurrido, que desató un incendio en el que murieron 66 reos y dos mujeres que se encontraban allí con un permiso de pernocta para visitar a sus familiares.

El organismo ha pedido en un comunicado al Estado Venezolano abrir una pesquisa "con la debida diligencia para identificar y sancionar a los responsables, así como para adoptar las medidas necesarias para evitar que hechos similares se repitan de cara al futuro".

El incidente en la comisaría de Carabobo ha tenido lugar en un contexto de "emergencia" del sistema penitenciario venezolano dados los "altos niveles de hacinamiento, un uso excesivo de la prisión preventiva, la incidencia de la corrupción por parte de las autoridades penitenciarias y las deplorables condiciones de detención y los elevados niveles de violencia", recoge el documento.

La motín en Carabobo es una de las más graves de la historia penitenciaria en Venezuela. Para encontrar un balance de víctimas similar hay que remontarse al motín del 4 de enero de 1994 en Sabaneta, que dejó 108 muertos y una veintena de heridos.

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, informó el sábado a través de Twitter de que al menos cinco funcionarios de la Policía del estado habían sido detenidos por su presunta implicación en lo ocurrido.

No obstante, hasta ahora ni la Fiscalía, ni la Defensoría del Pueblo o las autoridades de Carabobo han ofrecido una versión oficial definitiva de cómo y por qué se produjo el incendio que, según médicos y parientes, dejó calcinados a varios de los detenidos, mientras otros presentaban heridas de bala.