Cientos de venezolanos entran en Perú sin pasaporte como solicitantes de asilo en el país

Inmigrantes venezolanos por una carretera ecuatoriana para entrar en Perú
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 26/08/2018 9:04:24 CET

LIMA, 26 Ago. (Reuters/EP) -

Cientos de venezolanos sin pasaporte han logrado entrar en Perú este sábado como solicitantes de asilo y por otro tipo de razones humanitarias, durante el primer día de la entrada en vigor una nueva normativa que hace obligatorio tener pasaporte para poder entrar en el país, excepto casos excepcionales relacionados con emergencias humanitarias.

Familias casi enteras, ancianos y mujeres embarazadas que cruzaron a través de Ecuador y Colombia han hecho filas en el puesto fronterizo peruano de Tumbes para tramitar esta forma de ingreso, que parece haberse convertido en una alternativa de los venezolanos que huyen de la crisis económica y humanitaria de su país.

Las autoridades locales exigen desde este sábado a los venezolanos el pasaporte para ingresar a Perú, una medida que busca regularizar el registro de los migrantes, que se han multiplicado por cuatro en los últimos ocho meses, según el Gobierno del presidente peruano, Martín Vizcarra.

Los que portaban pasaporte, un documento difícil obtener según los venezolanos, han podido cruzar con normalidad la frontera para seguir su ruta, principalmente hacia la capital, Lima.

"Hay cientos que han entrado con solicitud de refugiado, es un procedimiento que está permitiendo el ingreso de personas que no tienen pasaporte", ha explicado a la agencia Reuters en jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Tumbes, Abel Chiroque.

Otros, entre ellos niños, personas enfermas, ancianos y gestantes, han podido ingresar por razones humanitarias solo con cédulas de identidad, ha añadido. "Tenemos que velar la acción humanitaria frente a la población vulnerable", ha afirmado.

La Oficina de Inmigración de Perú ha dicho en un comunicado que el control del pasaporte fue sin incidencias y que "en algunos pocos casos" hubo excepciones a padres con menores de edad.

UN LARGO VIAJE HACIA PERÚ

En un centro religioso de Tumbes, que ha acogido a unos 60 venezolanos en las últimas semanas, Emanuel Parra, de 24 años, ha contado que viajó durante 23 días junto con dos primos suyos por Colombia y Ecuador para poder llegar a Perú.

"Lo más difícil fue el fuerte frío por Colombia. Lo hice por mi hija y vengo a trabajar en lo que sea", ha explicado Parra, que logró pasar a Tumbes horas antes de que entrase en vigor la medida que exige el exigencia del pasaporte.

Más de 400.000 venezolanos se encuentran en Perú, cuatro veces más que a finales del año pasado. De esa cifra, unos 70.000 ya tienen el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), que les permite trabajar legalmente en el país. Otros 100.000 han iniciado el trámite para obtener ese documento, según datos oficiales.

Perú también ha cambiado el marco temporal para otorgar el PTP. Ahora, para poder postular a ese permiso deben ingresar al país antes del 31 de octubre y no hasta el 31 de diciembre.

Aunque el número de inmigrantes se ha reducido en la frontera peruana por la exigencia del pasaporte, se teme que el flujo vuelva aumentar en los próximos días, después de que Ecuador dejase sin efecto de forma temporal una medida similar.

Chiroque ha advertido, en ese sentido, que ha recibido denuncias de posibles casos de trata de personas, en momentos en que se registra que muchos adolescentes y niños viajan solos o acompañados de personas que no son sus familiares directos.

"Tenemos, por ejemplo, siete niños que estaban viajando sin sus padre y que ahora están en un albergue estatal de Tumbes a la espera de solucionar su situación", o el funcionario.

El éxodo desde Venezuela se está acercando a un momento comparable con la crisis de los refugiados en el Mediterráneo, según Naciones Unidas. Representantes de los gobiernos de Colombia, Ecuador y Perú se reunirán la próxima semana en Bogotá para buscar una salida a la crisis.

Contador