Dos empleados de la petrolera Chevron detenidos en Venezuela podrían enfrentarse a cargos por traición

Chevron
MIKE BLAKE / REUTERS - Archivo
Actualizado 24/04/2018 8:27:57 CET

HOUSTON/CARACAS, 24 Abr. (Reuters/EP) -

Dos empleados de la compañía petrolera estadounidense Chevron que fueron detenidos en Venezuela podrían enfrentarse a cargos por traición a la patria tras haberse negado a firmar un contrato de un emprendimiento conjunto que solicitó su socia estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), según han informado dos fuentes cercanas al caso.

Las detenciones, ejecutadas por agentes del servicio de inteligencia venezolano la semana pasada, son las primeras que involucran a ejecutivos de una firma petrolera estadounidense y representan una dramática escalada de las tensiones entre la estatal PDVSA y sus socias privadas, según las fuentes.

La creciente disputa por el control de los contratos de suministro en las empresas mixtas de PDVSA con sus socias podría empeorar el caos operativo que ha provocado un desplome de la producción petrolera local.

"Estos arrestos van a acelerar la crisis operacional", ha señalado a Reuters una tercera fuente con conocimiento de las operaciones de Chevron. "La situación podría terminar en una parálisis si nadie quiere correr el riesgo de firmar o autorizar nada", ha añadido.

Las acusaciones de traición a la patria, que de acuerdo a las fuentes fueron vistas por abogados de Chevron la semana pasada, han generado preocupación en la petrolera, que teme quedar atrapada en el fuego diplomático cruzado entre Washington y Caracas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha acusado en varias ocasiones al gobierno estadounidense de sabotear la economía del país para apoyar a los enemigos políticos que buscan derrocarlo. Washington impuso sanciones a Maduro y otros funcionarios venezolanos, a los que acusa de atentar contra la democracia y los derechos humanos.

La petrolera estadounidense ha confirmado las detenciones de Carlos Algarra y René Vásquez, que se llevaron a cabo el 16 de abril en las oficinas de Chevron en Puerto La Cruz.

Los dos empleados de Chevron habrían sido detenidos cuando se negaron a firmar un contrato de suministro preparado por ejecutivos de PDVSA en virtud de un decreto de emergencia que permite contratar sin pasar por un proceso de licitación, según han indicado seis fuentes familiarizadas con el caso.

PURGA Y DETENCIONES

Algunos fiscales en Venezuela sostienen que con ese tipo de decretos en el pasado se produjeron cobros de sobornos en medio de una trama de corrupción que investigan en PDVSA.

Los empleados de Chevron se resistieron a la firma del contrato de varios millones de dólares al cotizarse unos refractarios para un horno a más del doble del precio del mercado, según una de las fuentes consultadas.

Los trabajadores supervisaban las operaciones y la procura en la empresa mixta Petropiar, un proyecto de producción y mejoramiento de petróleo extrapesado para la exportación propiedad de PDVSA y Chevron.

La detención de los empleados de Chevron se da tras una purga en la que han sido arrestados 80 ejecutivos de PDVSA y sus proveedores, acusados por la fiscalía local de formar parte de una trama de corrupción.

Las tensiones entre PDVSA y las compañías petroleras extranjeras han aumentado constantemente desde que el general Manuel Quevedo se hizo cargo en noviembre del Ministerio de Petróleo y nombró en puestos claves a oficiales militares que tenían poca o ninguna experiencia en la industria petrolera, según han asegurado fuentes del sector.

Quevedo busca imponer su autoridad en el sector y recuperar la declinante producción de crudo con un decreto que le otorgó "amplias facultades" para efectuar cambios en la industria y proceder a contrataciones.

Las firmas extranjeras han presionado por una mayor participación en las adquisiciones para combatir las ineficiencias y los sobornos, han añadido las fuentes, pero las disputas sobre los estándares de gobernabilidad han provocado retrasos operacionales.

PDVSA responsabilizó a los dos empleados de Chevron por las demoras en la importación de las piezas, han señalado las fuentes.

Los cargos contra los empleados de Chevron aún no se han formalizado y podrían cambiar. El delito de traición a la patria prevé un castigo de hasta 30 años de prisión bajo las leyes venezolanas.