15 años de la tragedia de Mesa Redonda, el dantesco incendio que convirtió el centro de Lima en un polvorín

Incendio Mesa Redonda
WIKIMEDIA
Publicado 29/12/2016 7:31:46CET

   LIMA, 29 Dic. (Notimérica) -

   Calificada como una de las mayores tragedias de Perú, la catástrofe de Mesa Redonda (Lima) fue un megaincendio generado por una serie de explosiones en cadena que terminaron con la muerte de 277 personas, 247 heridos, 180 desaparecidos y la destrucción de cinco galerías.

   El accidente se produjo el 29 de diciembre de 2001 alrededor de las 19:15 (hora local), cuando un comerciante hizo una pequeña demostración de un artefacto pirotécnico que desgraciadamente generó una serie de explosiones en cadena. Según un informe de Emergencias y Desastres, esta situación se había previsto, pero no se tomaron las acciones necesarias para evitarla.

   La zona de Mesa Redonda se encuentra ubicada en el centro de Lima en una zona comercial con gran flujo de personas y comercio informal muy concurrido en estas fechas navideñas que concentra la comercialización de fuegos artificiales. El área era calificada de muy alto riesgo por su extendida tugurización, hacimiento y sobrecoupación de mercadería.

   Tras la explosión y mientras todo ardía, se produjo una caótica mezcla de gente corriendo, fuego, humo, gases, agua, explosiones y gritos. El fuego saltaba entre las edificaciones vecinas y 440 bomberos y 40 unidades lucharon durante tres horas para contener el fuego y socorrer a las víctimas. Por su parte, el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal) envió seis cisternas, según destacan en el informe.

   Las explosiones causaron temperaturas de hasta 1.200 grados centígrados provocando una bola de fuego que carbonizó a las casi 280 víctimas. La asistencia médica fue posible gracias a la ayuda de los involucrados, la presencia de socorristas y los técnicos de la salud que iniciaron el apoyo vital básico, hasta la llegada del personal de emergencias.

   En cuanto a la investigación preliminar, esta mostró una negligencia por parte de las autoridades, comerciantes y compradores, así como el total incumplimiento de las normas de seguridad a pesar de las repetidas denuncias de los bomberos.

   Por su parte, la quinta Fiscalía Superior exculpó a los 58 acusados, entre los que se encontraban autoridades de la Policía y los grandes importadores pirotécnicos. Sin embargo, fueron acusados 81 pequeños vendedores de este tipo de artefactos por poseer explosivos de forma ilegal.

   El impacto social de la tragedia de Mesa Redonda generó una crisis en el gobierno del presidente de Perú en aquel entonces, Alejandro Toledo, así como conflictos entre las autoridades que tenían algún grado de responsabilidad en los hechos.

   Se registraron pérdidas millonarias, que incluyeron las indemnizaciones de las aseguradoras, médicos, establecimiento de alojamientos temporales, alimentos para damnificados y brigadas de socorro, combustible, gastos de pompas fúnebres y pruebas de identificación de los fallecidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies