ACNUR espera que el Pacto Global sea el "punto de inflexión" que necesitan los refugiados

Migrantes y refugiados desembarcan en Sicilia
ANTONIO PARRINELLO/REUTERS
Publicado 15/02/2018 13:29:01CET

   MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

   En un momento en el que el número de desplazados y refugiados alcanza cifras récord, el Pacto Global sobre Refugiados que debería ver la luz a finales de 2018 podría ser un "punto de inflexión" para los más de 22 millones de refugiados que hay en el mundo y mejorar las circunstancias en las que viven, ha resaltado este jueves la directora general de ACNUR para Relaciones Externas, Rossella Pagliuchi-Lor.

   La Declaración de Nueva York suscrita en septiembre de 2016 por 193 países que se comprometieron a forjar un sistema más justo para los refugiados, pero también para los migrantes, reconoció que "la movilidad humanos a gran escala son una característica definitoria de nuestros tiempos" y supuso el pistoletazo de salida para la elaboración del Pacto Global que concluirá "a final de este año si todo va bien", ha explicado en una conferencia celebrada en Madrid.

   "En la ONU hay muchas declaraciones pero el valor añadido de este pacto mundial es que si se cumplen los compromisos adquiridos puede significar un verdadero punto de inflexión", ha defendido la responsable de ACNUR, que ha recordado que actualmente millones de refugiados viven de forma precaria durante décadas o que tan solo seis de cada diez niños refugiados tienen acceso a la escuela, una cifra que cae a uno de cada diez en el caso de la educación secundaria y es prácticamente inexistente en el caso de la universitaria.

   Lo que busca el pacto mundial, ha explicado, es incorporar a nuevos actores que ayuden a mejorar las condiciones en las que viven estos refugiados empezando por el sector privado, pero pasando también por las instituciones financieras como el Banco Mundial o por "nuevas vías legales" como son los patrocinios colectivos que se llevan a cabo en Canadá, ha indicado.

   Por ahora, ha añadido, gracias a las primeras consultas que se han llevado a cabo, se ha conseguido elaborar un borrador cero, que fue presentado a finales de enero, y ya ha comenzado la fase de consultas formales con los estados miembro.

PASAR DE COMPROMISOS A RESULTADOS SERÁ UN PROCESO LARGO

   Aunque el Pacto Global "no será vinculante pero será un documento consensuado que esperamos reafirme los compromisos adquiridos cambiando la forma en la que viven los refugiados", ha resaltado. "Pasar de compromisos a resultados visibles va a ser un proceso largo y un poco complicado" pero lo que está en juego es la "mejor posibilidad en décadas" de mejorar la situación de los refugiados, ha advertido.

   Una de las regiones que ha tomado la iniciativa en este ámbito es Centroamérica, ha explicado el responsable para América Central, Cuba y México de ACNUR, José Samaniego. Seis de los países de la zona --México, Guatemala, Belice, Honduras, Costa Rica y Panamá-- han acordado un marco integral de respuesta que busca, no solo proteger a los refugiados en sus territorios sino también a los desplazados y los que están en tránsito.

   Este proceso, liderado por los países, cuenta con el apoyo de ACNUR y el sistema de Naciones Unidas, pero también de otras organizaciones regionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), y nace tras la constatación del importante movimiento migratorio y de refugiados que viene experimentando la región.

   Según Samaniego, a fecha de diciembre de 2017 había 300.000 refugiados y solicitantes de asilo centroamericanos, lo que incluye 125.000 nuevas solicitudes presentadas en el último año, un 30 por ciento más que en 2016. Estos centroamericanos no solo han tenido como destino Estados Unidos, sino que muchos han buscado refugio en países de la región o en el sur del continente, y otros lo han hecho en Europa, principalmente en España e Italia.

   Uno de los principales motivos para abandonar sus países es la violencia, lo que incluye tanto la delincuencia protagonizada por las pandillas como la violencia sexual de la que son víctimas mujeres y niñas, pero también hay otros factores como la persecución de la que son cada vez más víctimas la comunidad LGTBI o los defensores de los Derechos Humanos, ha incidido Samaniego.

COMPROMISO DE ESPAÑA CON ACNUR

   En el acto celebrado en Casa de América también ha estado presente el director de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID), Luis Tejada, quien ha aprovechado para reiterar el compromiso del Gobierno español de trabajar con ACNUR y ha puesto en valor no solo la contribución económica que hace España sino también su actuación en pro de los refugiados en foros como el Consejo de Seguridad o el Consejo de Derechos Humanos.

   Tejada ha llamado a "estar alerta" ante el cambio del patrón demográfico en la migración en América Central, ante el aumento del número de mujeres y niños, así como de familias y ha asegurado que la AECID dedicará "especial atención" a este aspecto.

   En cuanto al presupuesto de cooperación, ha resaltado que pese a la crisis AECID ha mantenido o aumentado en estos años su presupuesto y ha apostado porque en el futuro la cooperación española se centre cada vez más en la ayuda humanitaria y se destine a "quienes más lo necesitan".

   Por su parte, la representante de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, ha aprovechado el acto para agradecer el apoyo por parte del Gobierno a la agencia de la ONU "pese a los fuertes recortes de la cooperación española" y ha confiado en que el Gobierno siga apostando por ello.