¿Actúa Iberoamérica de forma indiferente ante la ciberdelincuencia?

Usuario, redes sociales, ordenador, portátil, internet
PIXABAY - Archivo
Publicado 28/06/2018 22:00:49CET

   MADRID, 28 Jun. (Notimérica) -

   Cada día millones de personas se conectan a Internet para realizar todo tipo de acciones, incluso financieras. Es aquí donde aparece el fenómeno de la ciberdelincuencia.

   Iberomérica se ha convertido en uno de los focos principales de estos ciberdelincuentes debido a la "pereza de los empresarios latinos para actualizar sus sistemas", ha señalado para 'Sputnik' el gerente de Consultoría de Security Advisor Hugo Koncke.

   Un comunicado difundido por la consultora uruguaya Security Advisor este 26 de junio, alerta que existe un "acostumbramiento generalizado" a recibir "con indiferencia las noticias de ciberataques".

   Uno de los casos más reciente se produjo el pasado 24 de mayo en Chile, cuando se produjo un ataque dirigido al Banco del país con una maniobra de distracción donde se perdieron alrededor de diez millones de dólares.

   Las entidades bancarias son por excelencia el el objetivo de interés de estos ciberdelincuentes. En el caso de Chile los ciberatacantes atrajeron la atención de los técnicos en seguridad con un software malicioso que permitió maniobrar en las cuentas del banco mientras los especialistas se encargaban de asegurar el dinero de los clientes, por lo que estos no se vieron afectados.

   "Esto fue una muestra brutal del estado de amenaza que genera esta ciberguerra, pues aunque no existe la seguridad perfecta, hay pereza a la hora de actualizar los sistemas", indicó Koncke.

   La falta de conciencia, unida a la dependencia funcional cada vez mayor de los sistemas de información tecnológicos, son las claves con las que los ciberdelincuentes cuentan. "Cada vez dependemos más de que esos sistemas sean confiables, de que funcionen siempre, sin darnos cuenta que cada vez están más expuestos", aseguró el empresario.

   Según el Foro Económico Mundial, en 2017 las pérdidas económicas por ataques informáticos en Iberoamérica ascendieron a 87.940 millones de dólares, de los cuales los países más afectados fueron Brasil, México, Venezuela y Argentina.

Contador