Adiós a los característicos cigarros mexicanos Delicados, ¿sabes por qué desaparece el tabaco nacional?

Cigarros delicados
TWITTER / @REPORTE_INDIGO
FLICKR
Actualizado 12/03/2018 12:32:44 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 12 Mar. (Notimérica) -

   Esta semana se hacía pública la desaparición de una de las marcas más antiguas de México, la marca Delicados, la tercera más vendida en el país. A partir de ahora, sus cajetillas pasarán a llevar las letras de la internacional Chesterfield.

   Tras la desaparición de los nacionales Alas, los mexicanos dicen ahora adiós a los Delicados, firma comercializada por Philip Morris International (PMI) y una de las más históricas del país. La historia de la marca está ligada a Cigarros la Tabacalera Mexicana (Cigatam), y su creación se fecha en 1918.

   La fabrica de cigarros, situada en el municipio de Zapopan (Jalisco), vendió acciones a PMI durante los años 70 y, a raíz de la venta de las participaciones pertenencia del multimillonario Carlos Slim, la internacional aumentó el 50 por ciento su presencia en la tabacalera y convirtió a la mexicana en su filial en el país azteca.

   Según indican medios de comunicación locales, el sabor de los cigarros Delicados ha cambiado con el paso de los años, algo que también ha hecho que se pierda parte de su esencia. En el momento de su creación, la particularidad de los Delicados era su sabor dulce gracias a que estaban hechos con papel de arroz. Sin embargo, la marca fue incorporando variedades y cambios hasta que en 2015 PMI decidió reformularlos por completo.

   Aun con todo, hasta ahora Delicados tenía una participación del 9,7 por ciento, estando por detrás de Marlbono (48,9 por ciento) y de Pall Mall (13,9 por ciento), de PMI y de British American Tobacco respectivamente, según indica Euromonitor International 2016 en datos recogidos por 'Forbes México'.

   Hace unos días se hacía pública la noticia. En un comunicado recogido por el citado medio, el CEO de PMI, Andre Calantzopoulos, indicaba que "dentro del segmento premium inferior, continuamos fortaleciedo nuestra cartera a través de la consolidación de marca durante 2017 con la transformación de las marcas locales en marcas internacionales como Chesterfield y Philip Morris, que ganaron 0,3 puntos y 0,5 puntor porcentuales, respectivamente".

   Ahora, los mexicanos que deseen fumar tabaco nacional, únicamente podrán comprar la marca Faros, cuyo valor comercial es mucho menor que el de Delicados y su presencia no está tan extendida en el país.

IMPUESTOS E INFORMALIDAD

   De acuerdo con un artículo publicado por 'Forbes México' el pasado mes de abril, los impuestos y la informalidad estaban planteando serios problemas a la industria tabacalera mexicana, según habría indicado el director Legal y de Asuntos Corporativos de British American Tobacco (BAT), Gastón Zambrano.

   El mercado informal en el sector tabacalero ocuparía el 17 por ciento del mercado total, lo que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) indicaría que corresponde con una evasión fiscal de aproximadamente 6.000 millones de pesos al año, y que se genera principalmente con la llegada ilegal de cigarros procedentes de China, Canadá, Vietnam, India, Estados Unidos y Canadá.

   La venta de dichos cigarros ilegales, que es más barata que la del tabaco de comercialización legal, ha generado principalmente que "la gente no dejara de fumar", decía el directivo. Este hecho se certifica con los datos publicados por la encuesta nacional de adicciones: entre 2008 y 2011 el número de fumadores se incrementó.

   Sin embargo, el incremento de la venta de tabaco ilegal y la subida de los impuestos a los cigarrillos, hicieron que el tabaco en México se hiciera cada vez más caro.

   En el año 2010, el Congreso de la Unión ascendió la cuota por cigarro de 4 centavos a 35 centavos, lo que hizo que el valor de la cajetilla subiera a casi 7 pesos en 2011, recoge 'Forbes México'. En 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) obligó a los gobiernos a subir los impuestos al tabaco dado el gran índice de mortalidad que radica del consumo de tabaco.