Agente encubierto: estuvo un año infiltrado en el Clan del Golfo y logró sobrevivir

Policía Nacional de Colombia
POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA - Archivo
Actualizado 17/04/2018 12:19:00 CET

   BOGOTÁ, 17 Abr. (Notimérica) -

   El agente Meléndez, cuya identidad no puede ser revelada por su seguridad, estuvo 12 meses infiltrado en la banda armada más grande de Iberoamérica: el Clan del Golfo.

   En junio de 2016, este policía comenzó su arriesgada labor que tenía como objetivo identificar a los principales cabecillas y miembros del frente Jorge Iván Arboleda, dedicado al narcotráfico, extorsiones, sicariato y minería ilegal de oro en el nordeste de Colombia.

   Meléndez indicó en una entrevista para 'El Colombiano' que la única advertencia que le dieron al formar parte de este grupo criminal fue: "al que pillen de sapo, lo pican", y le mostraron fotos de las piernas y brazos descuartizados de Willy, un antiguo miembro de la organización.

   El agente ingresó al Clan del Golfo como un trabajador más. Ordeñaba vacas, atendía terneros, daba de comer a los animales y hacía el resto de las tareas que le encomendaban los superiores de la banda.

   Con el tiempo, se ganó la confianza del frente y viajó a los campamentos de la organización, donde conoció a alias 'Tomy', máximo jefe del subgrupo, y a su hermano alias 'Brandon'. Asimismo, pronto comenzaron a encomendarle labores más importantes como patrullar la zona, servir de escolta, hacer compras o contratar prostitutas de entre 18 y 23 años. Todo por 292 dólares.

   En uno de sus trabajos, el agente estuvo apunto de enfrentarse con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y en otro fue testigo de los golpes con fusil, patadas, puños y palos que sufrió un miembro acusado de "sapo", al que cualquiera tenía permiso de herir.

   Además, Meléndez contó que en la organización hay exparamilitares crueles y otros que los reclutaron contra su voluntad y no se pueden ir porque los matan.

   Cuando el policía cumplió su función para la que había sido asignado, fingió torcerse el pie para que no lo obligaran a caminar por una selva para un posible enfrentamiento con el Ejército. Por esto recibió varios puñetazos y patadas en el estómago, le quitaron el arma y el camuflado, y lo abandonaron en medio de la selva.

   Gracias a su trabajo se realizaron cuatro operativos que dieron con la captura de alias 'Hernán', 'Brandon' y otros integrantes del Clan del Golfo y acabaron con 'Tomy'.

Contador