Los agentes que detuvieron al joven Marco Antonio aseguran que no le maltrataron y que lo liberaron "poco después"

MARCO ANTONIO
TWITTER
TWITTER
Publicado 30/01/2018 11:52:37CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 30 Ene. (Notimérica) -

   Los agentes de policía que hicieron desaparecer al estudiante mexicano de 17 años Marco Antonio Sánchez Flores, localizado este domingo después de cinco días y a más de 40 kilómetros del lugar en el que se le vio por última vez, han negado haberle maltratado.

   Cerca de la estación de Metrobús de la colonia del Rosario, en Ciudad de México, el amigo que esa tarde acompañaba a Marco Antonio lo fotografió en el suelo mientras dos agentes de la policía lo reducían y le ponían unas esposas para, posteriormente, introducirlo en una patrulla. A partir de ese momento, todo son incógnitas.

   La fuerte presión social que han ejercido los mexicanos, abanderados por la familia del joven desaparecido, encontraba una respuesta este domingo cuando, por sorpresa y sin muchas explicaciones, las autoridades informaban de que el estudiante había sido localizado en el Estado de México.

   Magullado y fuertemente herido, desorientado y aturdido, deshidratado, pero vivo, Marco Antonio se reunía con su familia este domingo por la noche. Como indican en declaraciones recogidas por el diario español 'El País', el joven "se encuentra en muy mal estado físico y psicológico".

   De hecho, Marco Antonio ha sido trasladado, tras dormir en un hospital la noche del domingo, a un centro donde se le atiende psicológicamente en su ciudad natal. Por el momento se desconoce qué es lo que le ha sucedido durante los cinco días en los que ha permanecido desaparecido, aunque se espera que el testimonio del joven arroje algo de luz.

   Dos de los cuatro policías que han sido señalados han concedido una entrevista a los medios locales mexicanos para negar haber maltratado al joven, asegurando que lo detuvieron "por solicitud de una persona" a la que, supuestamente, posteriormente no encontraron. Asimismo, desligándose de los hechos, los agentes Martín Jesús González Martínez y Ricardo Trejo Juárez han asegurado que dejaron libre a Marco Antonio poco después.

   A pesar de indicar al amigo de Marco Antonio que este iba a ser trasladado al Ministerio Público competente, el citado medio indica que los policías han alegado que no lo trasladaron hasta el lugar al no encontrar "elementos suficientes" para ello. "No le hicimos nada al joven, no violamos sus derechos. Respetamos sus derechos", afirma el agente Trejo.

   En una entrevista ofrecida al diario 'Milenio', el agente Tejo ha explicado que "desde que nuestros compañeros lo tienen asegurado y yo tomo conocimiento, lo abordan a mi unidad, hacemos el trasladado para buscar a la parte que les había solicitado el apoyo, la víctima u ofendido, la respuesta no es favorable. Nadie se acerca, tardaron de 4 a 5 minutos en lo que se hace el trayecto (la búsqueda de la víctima). No podemos tener mucho tiempo a una persona arriba de la unidad".

   Así, indica Tejo en dicha entrevista, de haberse cometido una falta en la detención "podría ser, en dado caso, de que no se reporta vía radio, en tanto que los compañeros hacen el aseguramiento, pero ellos refieren se les cae la radio. Hay condiciones luego externas, luego por cómo se dan los eventos".

   Dichos compañeros, como ha indicado en una conferencia de prensa este lunes por el subsecretario de Información e Inteligencia Policial, José Gil García, por el momento "permanecen con medida de arresto a disposición superior por la inobservancia de algunos protocolos y también para favorecer las investigaciones".

   Asimismo, ambos detenidos, que responden a los nombres de Ubel Mora Gallardo y Ricardo de la Rosa Guzmán, habrían prestado declaración --tras entregar el GPS de la patrulla, audios y video de las grabaciones al Ministerio Público-- ante la Dirección General de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

   Los familiares de Marco Antonio, quienes han encontrado un fuerte respaldo en la ciudadanía mexicana, han sido recomendados por la Procuraduría de la capital que limiten la información publicada sobre el caso para "no entorpecer" las pesquisas y "no poner el peligro la seguridad del menor", recoge 'El País'.