Aldeas Infantiles SOS lanza programas especiales en Colombia y Brasil para atender a los niños venezolanos

Niños venezolanos
REUTERS - Archivo
Publicado 27/06/2018 21:36:08CET

   MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Aldeas Infantiles SOS ha puesto en marcha programas especiales en las fronteras de Colombia y Brasil con Venezuela para atender las necesidades de los inmigrantes venezolanos, pero especialmente de los niños y sus familias, en el marco de la crisis humanitaria que se ha desatado por el éxodo de la nación caribeña.

   "Para dar respuesta a las necesidades de los migrantes venezolanos, en particular de los niños no acompañados y de las familias especialmente vulnerables, Aldeas Infantiles SOS pondrá en marcha dos Programas de Emergencia en Bucaramanga (Colombia) y en Boa Vista, Pacaraima, Goioerê e Igarassu (Brasil)", ha señalado la ONG en un comunicado.

   Los niños, ha explicado, "representan uno de los grupos más vulnerables" porque o han llegado sin la compañía de familiares adultos, se quedan solos en casa mientras sus padres trabajan o tienen que trabajar con ellos en las calles. Además, muchos están indocumentados, lo que impide su escolarización y aumenta el riesgo de abusos.

   En este contexto, Aldeas Infantiles SOS creará un Centro de Desarrollo de Familia y Comunidad en Bucaramanga, en el departamento colombiano de Santander, "una de las zonas con mayor concentración de inmigrantes", donde se estima que hay 40.000 inmigrantes venezolanos, de los cuales 10.000 son niños.

   "Las familias tendrán acceso a apoyo psicosocial, asistencia legal y fortalecimiento familiar", ha indicado, destacando que "contará además con un Espacio Amigo de los Niños en el que los padres podrán dejar a sus hijos durante el día para que participen en actividades lúdicas y educativas y satisfagan sus necesidades de higiene y alimentación".

   Por otro lado, la ONG "trabajará, en coordinación con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para promover la reintegración familiar de los niños que se han visto separados de sus familias y actualmente viven en instituciones oficiales del sistema de protección de menores".

   En total, unas 2.400 personas se beneficiarán de este programa entre niños, jóvenes y familias, de los cuales 1.600 serán inmigrantes venezolanos y 800 pertenecerían a las comunidades locales, con las que se harán "actividades se sensibilización" para prevenir la discriminación.

   En Brasil, actuará en los dos refugios existentes en Boa Vista y Pacaraima, "donde un equipo multidisciplinar facilitará a los inmigrantes cursos de formación profesional y de portugués, así como apoyo para acceder a la red de asistencia social y ayudas económicas a familias con niños y adolescentes".

   También "trabajará con la comunidad local para la integración de los refugiados y proporcionará alojamiento a familias con niños menores de 18 años en edificios plurifamiliares situados en los municipios de Goioerê e Igarassu". Unas 600 personas pasarán por 30 hogares en estancias de seis meses.

   "Se calcula que el programa, que se ha bautizado con el nombre de "Brasil sin Fronteras", dará apoyo a 2.200 venezolanos, fundamentalmente a aquellos niños que viajen solos o que estén acompañados de un solo progenitor, así como a mujeres embarazadas y familias numerosas", ha indicado.

   Colombia y Brasil son los dos países más afectados por la llegada de los miles de venezolanos que han escapado de su país a causa de la grave crisis económica y política que arrastra desde hace años.

Contador