Alfredo Stroessner, el último dictador de Iberoamérica que causó terror en el pueblo paraguayo

Stroessner
ARCHIVO NOTIMÉRICA
Publicado 04/05/2018 8:27:36CET

   PARAGUAY, 4 May. (Notimérica) -

   El general Alfredo Stroessner llevó a cabo un golpe de Estado el 4 de mayo de 1954, hoy hace 64 años, que supuso la caída del Gobierno del presidente Federico Chaves Carega. Este fue el inicio de una época de terror y miedo para el pueblo paraguayo.

   Stroessner contó con la ayuda de parte del Partido Colorado (partido donde militaba) para dar el golpe de Estado. La situación golpista duró varios días. El 8 de mayo de 1954 se nombró al veterano miembro del Partido Colorado, Tomas Romero Pereira, como presidente provisional.

   El 11 de agosto de 1954 se realizaron unas elecciones donde fue el único candidato, y el día 15 de ese mes Alfredo Stroessner tomó posesión de su nuevo cargo como presidente de la República. Fue el primer mandatario en viajar a Chile, durante la dictadura de Augusto Pinochet, de quien se hizo amigo. Este viaje le valió para reafirmar su puesto en el Gobierno y ganar un poderoso aliado.

LA BRUTAL DICTADURA

   Stroessner demostró ser un líder muy enérgico y autoritario. Durante su mandato se cometieron muchos asesinatos y desapariciones. La 'Operación Cóndor', patrocinada por Estados Unidos, fue uno de los planes que más victimas se cobró.

   Bajo el mando estadounidense y la cooperación de Brasil, Chile, Argentina y Uruguay, procedieron con la ejecución de la 'Operación Cóndor'. Este plan se encargó de "la vigilancia, seguimiento, detención, interrogatorios con tortura, traslado de prisioneros entre países y la desaparición o asesinato de personas que no fueran compatibles con la idea política de cualquiera de estos países".

   

   Este operativo de coordinación y apoyo mutuo dejó al menos 50.000 víctimas mortales, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelamientos en varios países de Iberoamérica. Todo esto con el fin deeliminar a cualquier opositor y mantener a los gobernantes en el poder.

EL FIN DE LA DICTADURA

   Los continuos abusos del régimen de Stroessner llevaron a que Paraguay quedara cada vez más aislado de la comunidad internacional. Tras el regreso de Brasil, Argentina y Uruguay a la democracia, los ciudadanos paraguayos se echaron a la calle para protestar y reclamar un país democrático.

   El descontento de los miembros del partido con la brutal dictadura de Stroessner les llevó a tomar la decisión de echarlo del poder. Durante la Convención del Partido Colorado, en 1987, se decidió que el hijo mayor de Stroessner, Gustavo Stroessner, fuera el siguiente candidato a la Presidencia en las próximas elecciones. Pero al final el hijo no se presentó y su padre acabó ganando los comicios de 1988.

   El viernes 3 de febrero de 1989 varios miembros del Partido Colorado, militares y parte de la Iglesia católica decidieron acabar con la dictadura de Stroessner. El general Andrés Rodríguez, con ayuda del Ejército americano, dio un golpe de Estado en la madrugada.

   Tras derrocarle, se decidió enviar a la familia Stroessner al exilio y el destino elegido fue Brasilia (Brasil). El 3 de febrero de 1989 acabó la última dictadura iberoamericana y cerró uno de los capítulos más oscuros y sangrientos de la historia de Paraguay.