El asesinato de Juan Gerardi, el obispo católico que defendió los Derechos Humanos en Guatemala

JUAN GERARDI
WIKIMEDIA
   
Actualizado 26/04/2018 9:41:41 CET

   CIUDAD DE GUATEMALA, 26 Abr. (Notimérica) -

   Este jueves 26 de abril se cumplen 30 años de la muerte del obispo católico guatemalteco, gran defensor de los Derechos Humanos, Juan Gerardi, asesinado en Ciudad de Guatemala en el año 1988.

   Gerardi fue una de las voces más fuertes que hablaron y denunciaron las atrocidades cometidas durante el conflicto armado interno, que causó un gran impacto en Guatemala en términos económicos y políticos y que agudizó la polarización de la sociedad del país.

   Después de que en enero de 1980 la embajada española fuese incendiada, dejando como resultado alrededor de 39 víctimas mortales, Gerardi --que por aquel entonces era obispo del departamento de El Quiché-- emitió un comunicado que condenaba estos actos de violencia y los innumerables abusos a los Derechos Humanos que ocurrían con frecuencia en ese momento.

   Como consecuencia de está oposición publica, Gerardi comenzó a recibir amenazas de muerte y se vio obligado a vivir en el exilio, en Costa Rica, durante el Gobierno de Romeo Lucas García.

wikimedia

   Cuando el presidente guatemalteco fue derrocado por un golpe de Estado en 1982, el religioso pudo regresar a su país. Fue nombrado obispo auxiliar de la Archidiócesis de Guatemala y participó en la creación de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG).

   No obstante, su trabajo más importante y destacado fue un proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI), con el que Gerardi se implicó de lleno con el fin de exponer la verdad de lo que ocurrió durante el enfrentamiento armado para que el pueblo de Guatemala no volviera a sufrir una tragedia similar.

   Este proyecto, que comenzó incluso antes del fin oficial del conflicto, incluía cientos de entrevistas realizadas por Gerardi y sus compañeros en las que los guatemaltecos describían sus experiencias e identificaban a los responsables de los enfrentamientos.

WIKIMEDIA

   Gerardi reunió los resultados del proyecto REMHI en el informe 'Guatemala: Nunca Más' y lo hizo público el 24 de abril de 1988, incriminando especialmente a las Fuerzas Armadas de Guatemala. Según los datos del estudio, el Ejército era responsable de casi el 90 por ciento de las violaciones de los Derechos Humanos cometidos durante el periodo de 36 años de guerra civil, mientras que los grupos guerrilleros eran culpables del 10 por ciento restante.

   El estudio fue especialmente controvertido, ya que fue el primero en proporcionar los nombres de más de 1.000 personas y miembros militares implicados en las barbaridades cometidas en el país centroamericano.

EL ASESINATO

   Dos días después de la publicación del informe, el 26 de abril de 1988, el obispo fue asesinado a golpes en su casa, en Ciudad de Guatemala. Su cuerpo fue encontrado tendido en el garaje por el sacerdote Mario Orantes, que compartía la parroquia con Gerardi y más tarde sería condenado por ser cómplice del asesinato.

   El religioso fue agredido en la cabeza con un adoquín en varias ocasiones, por lo que, según el informe del forense, le fracturaron la mayoría de huesos del cráneo y de la cara.

WIKIMEDIA

   Por el asesinato de Gerardi fueron condenados también tres militares: el coronel Byron Lima Estrada, de 78 años; su hijo, el capitán Byron Lima Oliva, de 42; y el sargento Obdulio Villanueva. Este último fue señalado como presunto autor material del crimen y murió decapitado en prisión durante un motín protagonizado por violentas pandillas juveniles, conocidas como 'maras'.

   Tras la liberación de Orantes en 2013, que se benefició de la redención de pena tras haber cumplido la mitad de su condena --20 años de cárcel--, sólo permanecía en prisión el capitán Lima Oliva. Su padre, el coronel Lima Estrada, también recuperó su libertad acogiéndose a la figura de redención de penas.

   Sin embargo, el 18 de julio de 2016 el gobierno guatemalteco informaba que el militar acusado de la muerte del obispo Juan Gerardi, Byron Lima Oliva, fallecía en la Granja Penal Pavón como consecuencia de un motín.

   

   El asesinato de Gerardi está considerado el primer crimen político de la posguerra guatemalteca y uno de los casos que más conmocionaron al país. Guatemala entera lloró la perdida del hombre que luchó por los derechos de los más necesitados y demostró las atrocidades que cometío el gobierno guatemalteco.

   

SUS MEJORES FRASES

   Durante su vida, el obispo Gerardi fue un gran defensor de la verdad y luchó por los derechos de los más débiles, de las víctimas de la violencia y de los necesitados. Esta misión se ve reflejada en algunas de sus frases más célebres:

   1. "Mientras no se sepa la verdad, las heridas del pasado continuarán abiertas y sin cicatrizar"

   2. "Conocer la verdad duele, pero es sin duda una acción altamente saludable y liberadora"

   3. "El perdón sana la memoria, no la desaparece"

   4. "Siembra verdad y justicia y cosecharás reconciliación"