La autopsia de Débora Pérez Volpin siembra dudas mientras sus familiares le dan su último adiós

Débora Pérez Volpin
YOUTUBE
Publicado 09/02/2018 11:16:26CET

   BUENOS AIRES, 9 Feb. (Notimérica) -

   La muerte de la periodista y diputada argentina Débora Pérez Volpin, de 50 años, continúan sin esclarecerse mientras sus familiares y amigos, así como una multitud de seguidores y argentinos de a pie, se acercaron este jueves hasta la Legislatura porteña para darle el último adiós.

   En las ultimas horas se han hecho públicas diversas versiones sobre la autopsia realizada este miércoles, aunque ninguna oficial, ya que el juez encargado del caso, el doctor Gabriel Ghirlanda, y la fiscal Nancy Olivieri solicitaron a los peritos encargados de la autopsia que no se diera ningún tipo de comentarios hasta que los exámenes permitan respuestas claras sobre lo ocurrido.

   Sin embargo, se han difundido versiones que señalan que la periodista tendría lesiones en el esófago y estómago, aunque estas podrían no ser el origen de la muerte de la política mientras se realizaba una endoscopia en el Sanatorio de La Trinidad, en Palermo.

   El perito de la familia de Pérez Volpin, Ernesto Da Ruos, presente en la autopsia de la política, indicaba que "hay evidencia de que algo anduvo mal" durante la prueba médica, asegurando "que se fue complicando a medida que pasaba el tiempo", recoge 'Página 12'.

   Respecto a la bajada de oxigeno que habría provocado que la periodista entrara en parada cardiorrespirtatoria irreversible, Da Ruos indicaba al citado diario que "se tomaron los recaudos como para levantarla del estado en el que estaba", pero que fue "imposible" reanimarla pese a "todos los recursos que se utilizaron".

   Por ello, el perito ha indicado que "no puedo decir que tuvo la culpa alguno de los profesionales que intervinieron porque no está comprobado", aclarando que "no inculpo ni defiendo a ninguno de los actores" y que, relativo a la principal sospecha de la muerte, la anestesia, remarcó que "puede haber indicios de que la sedación no haya sido a la causa".

   Por otro lado, la expareja de la periodista y legisladora porteña, Marcelo Funes, indicaba a 'Clarín' que "si bien no podemos afirmar nada, todo indica que fue mala praxis. La familia no va a descansar hasta no saber qué pasó. Estamos haciendo lo que hubiese hecho Débora: investigar hasta el final".

   Preguntado por los hechos y lo que previsiblemente continuará en materia legal por parte de la familia, Funes indicó a Clarín que "lo extraño es que los médicos no dieron muchos argumentos. Sólo dijeron que hubo una complicación y que tuvo un paro. Se tomaron cinco minutos solamente. Pero yo no estoy llevando los asuntos legales, sólo estoy llorando".

   Se debe esperar a los análisis de laboratorio y las biopsias de tejidos extraídos en la autopsia para poder armar una conclusión de la causa real de la muerte, estando los resultados disponibles a partir de la semana próxima.