Las autoridades mexicanas no descartan hallar más fosas en Veracruz

 

Las autoridades mexicanas no descartan hallar más fosas en Veracruz

Fosa de 18 cadáveres en en México
STRINGER MEXICO / REUTERS
Actualizado 17/03/2017 12:03:28 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 17 Mar. (Reuters/Notimérica) -

   En el convulsionado estado mexicano de Veracruz, autoridades y activistas esperan que aparezcan más cadáveres en fosas clandestinas tras el espeluznante hallazgo de los restos de 250 personas, víctimas de años de azote del crimen organizado en una región, que fue saqueada por el anterior gobernador, Javier Duarte.

   El nuevo Gobierno estatal, que asumió el poder en diciembre, permitió este jueves por primera vez que periodistas accedieran al lugar donde se hallaron los cuerpos; un campo de más de 20 hectáreas en la periferia del puerto de Veracruz, una de las terminales marítimas más importantes del país.

   En el lugar se encontraban peritos de la Policía Científica Federal, así como de la Fiscalía Federal y activistas que narraron cómo fueron ellos los primeros que llegaron al lugar el año pasado después de que supuestos criminales se les acercaran para indicarles dónde había cuerpos enterrados.

   "Hay que reconocerle (al nuevo fiscal) que por primera vez dicen la verdad y efectivamente es la fosa más grande de Latinoamérica y podemos encontrar más, la búsqueda sigue", dijo Rosalía Castro, quien busca a su hijo Roberto Carlos Casso, quien desapareció mientras conducía por una carretera en 2011.

   El Gobierno federal tiene una orden de aprehensión contra el anterior gobernador Javier Duarte (2010-2016) quien, según evidencias e informes periodísticos, realizó un saqueo sistemático de dinero público y permitió que la delincuencia organizada se hiciera con el control del estado.

   El territorio de Veracruz, uno de los departamentos con más recursos y más poblados de México, se convirtió en el principal escenario de lucha de varios cárteles del narcotráfico que también se dedican al robo de combustible y secuestros de inmigrantes. Solamente el año pasado se registraron 1.258 homicidios en el lugar.

   El actual fiscal estatal, Jorge Winckler, dijo que es probable que se encuentren más cadáveres en el mismo predio, ubicado en Colinas de Santa Fe, pero también en Alvarado y Sayula de Alemán, al sur del estado. En la actualidad, según Winckler, entre 2.400 y 2.600 personas continúan desaparecidas.

SERVICIOS FORENSES COLAPSADOS

   En este marco, destacó que también podría haber cadáveres en las zonas de ampliación del puerto, un proyecto millonario en marcha donde la Fiscalía podría pedir pausas para buscar restos.

   "En donde hay indicios de que fueron ilegalmente sepultadas se va a pedir permiso (al puerto) para ingresar y suspender en lo que pueda durar la búsqueda", informó Winckler.

   De los 250 cuerpos exhumados en Colinas de Santa Fe, solamente dos hombres han sido identificados; Pedro Huesca, quien se desempeñó como fiscal en la época de Duarte, y su secretario Gerardo Montiel.

   Los hallazgos han provocado, de acuerdo con el fiscal, el colapso de los servicios forenses locales. Por ello, Veracruz necesita ayuda nacional e internacional, no solamente por la magnitud del problema, si no porque carece de recursos.

   Por el momento, no existen perspectivas de mejora en la situación. La violencia no ha cesado con el cambio del Gobierno estatal en diciembre. De hecho, el gobernador actual, Miguel Angel Yunes, reportó a comienzos de este mes que 11 cuerpos fueron dejados en Boca del Río, un municipio turístico cercano al puerto de Veracruz, en lo que pareció un reto del crimen organizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies