El cadáver de la dominicana de 16 años asesinada en Madrid vuela hoy hacia su país para recibir sepultura

Portal del edificio donde ocurrió el crimen
EUROPA PRESS
Publicado 21/12/2017 12:11:28CET

   MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   El cadáver de la chica dominicana de 16 años asesinada el 1 de noviembre en la calle Panizo de Madrid está volando este jueves a Santo Domingo, donde mañana recibirá sepultura, ha confirmado a Europa Press la abogada de la familia, Elena Sanz.

   El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid autorizó la semana pasada la repatriación de la joven, que había sido solicitada por la familia anteriormente, por lo que entienden que las pesquisas y análisis en torno al cuerpo han concluido y la investigación avanza.

   Sin embargo, la Policía Nacional no ha detenido por el momento a ningún sospechoso del crimen, aunque señalan que la investigación continúa por el buen camino. Los agentes consultan puntualmente algún dato a la familia, pero ninguna de sus miembros ha sido llamado a declarar formalmente ante el Juzgado o la Policía tras haberlo hecho ya la semana después del asesinato.

LOS DATOS QUE SE CONOCEN HASTA AHORA

   El informe preliminar de la autopsia desveló que la joven no fue agredida sexualmente. Sin embargo, no se ha desvelado todavía se han encontrado en su cuerpo restos de ADN que den pistas sobre el posible autor de los hechos.

   No obstante, el Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional tiene consigo una de las herramientas más importantes de la investigación: el teléfono móvil de la víctima, han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación. A partir de su análisis han trabajado aunque la localización del supuesto culpable no está siendo tan fácil como esperaban en un principio y como señalaron las autoridades.

   Aunque la investigación policial está siendo opaca, ya que sobre el caso pesa secreto de sumario, sí se ha desvelado que la joven tenía un exnovio al que supuestamente dejó porque la pegaba. De hecho, este chico, que es mayor de edad, tenía antecedentes por violencia de género hacia otra pareja. Tampoco se descarta que podía estar saliendo con alguien en los últimas semanas.

   Sea quien fuere, Lisvette abrió la puerta del número 58 de la calle Panizo a alguien conocido esa tarde porque la cerradura no está forzada. La hipótesis es que el crimen ocurrió entre las 18.15 horas del Día de Todos los Santos, momento en que su familia se fue de casa y las 19 horas, momento en el que llegó el inquilino al que tenían arrendada una habitación, quien manifestó no haber oído a nadie durante su estancia.

   El cuerpo sin vida fue descubierta desnuda y con un fuerte golpe en la cabeza poco después de las 21 horas, cuando la familia de la joven regresó a la vivienda. La Policía descartó la participación del inquilino en el crimen.