La casa cuna de Mendoza (Argentina): el 80% de los bebés llegan con cocaína en sangre

Cómo explicar de dónde vienen los bebés a los niños
ISTOCK - Archivo
Publicado 11/05/2018 18:18:44CET

   BUENOS AIRES, 11 May. (Notimérica) -

   La alarma se ha disparado en la provincia argentina de Mendoza después de que saliera a la luz el grave problema del alto contenido de cocaína en sangre en las recién nacidos.

   La exsubsecretaria de Desarrollo Social de Mendoza y actual diputada provincial, Marcela Fernández, ha revelado a 'Cadena 3' que el 80 por ciento de los bebés que ingresaron en 2017 a la casa cuna de Mendoza se les detectó cocaína en la sangre.

   Como consecuencia del consumo de drogas por las madres durante el embarazo, los recién nacidos presentan síntomas de abstinencia narcótica desde los primeros días de su vida. "Dentro de un universo de 4.000 nacimientos en Mendoza, 180 de los pequeños tienen síntomas de abstinencia", ha señalado la legisladora.

   Cuando esta circunstancia se produce, tanto la madre como el bebé son sometidos inmediatamente a un tratamiento contra las adicciones, pero en gran número de los casos todo termina en la separación de ambos, incluso si la progenitora no abandona al recién nacido por voluntad propia.

   En un primer lugar, se corta la lactancia materna, después se coloca a los niños en centros preventivos de adicciones y, de no ser reivindicado por la red familiar de origen, el pequeño es finalmente cedido en adopción.

   El servicio de Cuidados Alternativos del Ministerio provincial de Desarrollo Social estima a través de su titular Belén Canafoglia, que la situación "se está agravando en los sectores más vulnerables de la sociedad", según ha recogido el diario 'La Nación'.

   Entre las repercusiones de la drogadicción congénita está la 'devolución' de los niños adoptados, muchos de los cuales son regresados las instituciones públicas. El 25 % de los adoptantes en Mendoza devuelven a los bebés a las casas cuna por causa de los trastornos que genera la droga en los menores.