El Salvador, Guatemala, Honduras y México exigen a EEUU información sobre las familias separadas

Actualizado 27/07/2018 8:03:27 CET

TEGUCIGALPA, 27 Jul. (Reuters/EP) -

Las autoridades de El Salvador, Guatemala, Honduras y México han exigido este jueves al Gobierno de Estados Unidos información sobre los menores migrantes que continúan separados de sus familias al otro lado de la frontera sur estadounidense.

Varios mandatarios centroamericanos se han reunido con James McCament, representante del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en Tegucigalpa, la capital de Honduras, en un intento por obtener más información sobre las familias separadas bajo la política de "cero tolerancia" de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

"Esperábamos que esta reunión nos diera más detalles sobre la situación de los niños afectados por la política de tolerancia cero. Pero ese no ha sido el caso", ha manifestado la viceministra de Asuntos Exteriores, Ludivina Magarin.

El Gobierno señaló el jueves que al menos 1.400 menores de las 2.500 familias que fueron separadas en la frontera con México han logrado reunirse con sus familias de nuevo. De estos, unos 700 no son susceptibles de ser reunificados con sus padres antes de la fecha límite fijada por un tribunal federal.

Según el Gobierno, en 431 casos las familias no han podido ser reunidas dado que sus padres ya no se encuentran en Estados Unidos. "Aún no hemos recibido información sobre los menores que se encuentra separados ni de las complicaciones o retrasos que se han producido", ha manifestado Luis Alfonso de Alba, un alto cargo del Ministerio de Exteriores de México.

"Creemos que es fundamental la reunificación, que el proceso se complete en el menor tiempo posible", ha afirmado.

Por su parte, el secretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Consulares Carl Risch ha indicado en una rueda de prensa en suelo guatemalteco que "si quieres entrar en Estados Unidos de forma ilegal, puedes ser juzgado y devuelto a Guatemala".

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus siglas en inglés) ha denunciado que los datos muestran que "decenas de niños separados todavía no han vuelto con sus padres".