Cierre de la campaña electoral en Venezuela: un mes de ataques y caos

REUTERS / CARLOS GARCIA RAWLINS
REUTERS / CARLOS GARCIA RAWLINS
     
Actualizado 18/05/2018 15:25:51 CET

   MADRID, 18 May. (Notimérica) -

   El pasado 22 de abril daba comienzo la campaña electoral de los comicios presidenciales de Venezuela, programados para este domingo, 20 de mayo. El inicio, marcado por el destiempo y la confusión, marcaba asimismo el momento que muchos venezolanos llevaban esperando cinco años: el de reafirmar su apoyo al chavismo oficialista, o el de mostrar su desacuerdo con el mismo.

   Pasado casi un mes de aquel momento, este jueves el presidente Nicolás Maduro cerraba su campaña --con la que busca la reelección--, marcando el ritmo de un baile en el que le acompañaba la estrella del fútbol argentino, Diego Armando Maradora, y su inseparable esposa, Cilia Flores. Sobre el escenario, cantantes luciendo en sus camisetas el lema 'Las calles no son las redes', y pisando estas mismas, decenas de personas que aplaudían al candidato.

   Sin duda, actos más modestos han sido los que a lo largo de estas semanas han llevado a cabo aquellos que se enfrentarán a Maduro en las urnas, los mismos que también se enfrentan al boicot programado por sus propios compañeros integrantes de la principal agrupación opositora, la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

notimerica

   Debido a "la falta de garantías" en los comicios, la MUD anunció que no se presentaría a las elecciones, llevando a cabo constantes críticas contra todos los candidatos de los comicios. Así, líderes como Leopoldo López o Henrique Capriles no han tenido ningún papel en esta campaña electoral, pero sí lo han tenido Henri Falcón, Javier Bertucci, Luis Alejandro Ratti o Reinaldo Quijada.

   Con el paso de los días y dadas las estadísticas, el candidato independiente Luis Alejandro Ratti anunció que daría su apoyo al exgobernador del estado de Lara, Henri Falcón, quien se encuentra a día de hoy como principal fuerza opositora de cara a las elecciones representando a Avanzada Progresista (AP), Movimiento Al Socialismo (MAS) y Copei.

   A la cabeza opositora está, asimismo, el candidato evangelista Javier Bertucci, abanderando de Esperanza por el Cambio. Hace escasos diez días, Bertucci convocaba una rueda de prensa en la que ofrecía a Falcón un "acuerdo" para unir sus candidaturas y "ganar con toda seguridad el 20 de mayo". Ante la aparente pasividad de Falcón con respecto a la proposición, Bertucci instaba al candidato a que abandonara "la posición de arrogancia e intransigencia" y entrara "en un plan de negociación".

notimerica

   La riña opositora ha llevado a que la población venezolana contraria al Gobierno de Nicolás Maduro se encuentre en una situación de confusión y conflictividad que, por ende, refleja bajos niveles de confianza en los candidatos opositores. La falta de ambiente electoral por esta parte ha hecho, además, que las medidas y actividades organizadas por el oficialismo recalquen más a nivel mediático y social, generando una impresión que puede influir a la hora de votar.

   Pero, lejos de ser este el único tema protagonista de campaña, a lo largo de este mes se han registrado importantes movimientos en el país caribeño que pueden conllevar influencia electoral. El principal, sin duda, ha sido la intervención del banco Banesco por parte del Gobierno venezolano.

INTERVENCIÓN DE BANESCO

   La Fiscalía General de Venezuela ordenó la detención de 11 directivos de la entidad bancaria Banesco Banco Universal --fundada por el empresario hispano-venezolano Juan Carlos Escotet--, entre ellos el presidente ejecutivo, Óscar Doval García, tras ser acusados de formar parte de un red financiera dedicada a la especulación en el mercado cambiario paralelo.

notimerica

   El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, anunció haber intervenido la entidad por un plazo de 90 días con el objetivo de "garantizar que la institución conserve su actividad bancaria y continúe brindando sus servicios a los usuarios y usuarias del sistema con absoluta normalidad".

   La intención de nacionalizar la entidad bancaria, si bien no es nueva --Diosdado Cabello ya había amenazo con ello el pasado mes de diciembre-- constituye una maniobra política que especialistas han relacionado directamente con el momento electoral por el que atravesaba el país. Más cuando en el momento en el que se cumplan los 90 días de intervención, las elecciones ya habrán tenido lugar.

LA SALIDA DE KELLOGG'S DE VENEZUELA

   Tras más de medio siglo en Venezuela, Alimentos Kellogg's cesó hace apenas una semana sus operaciones en el país por el "deterioro de la situación económica y social". La distribución y comercialización de sus productos también ha quedado suspendida, pues la multinacional estadounidense avisaba al Gobierno de Maduro que sus marcas "no pueden venderse sin la expresa autorización de Kellogg's Company", aunque confirmaban su deseo de volver al país en un futuro.

notimerica

   De esta manera, Kellogg's engrosaba la lista de compañías que en los últimos años decidían salir del país dada la situación, como Clorox, Kimberly Clark y General Motors, las cuales también abandonaron Venezuela por la "recesión económica y la hiperinflación". La medida deja a más de 400 trabajadores en la calle, los cuales se situaban en las puertas de la fábrica de Maracay --situada a 80 kilómetros de Caracas-- para protestar por los hechos.

   Lejos de permitir que los hechos perjudicaran a su candidatura, el presidente Maduro anunciaba horas después la intervención estatal de Alimentos Kellogg's para "entregar" la empresa a los trabajadores para que "sigan trabajando para todo el pueblo". El mandatario explicaba que el cese de operaciones que anunció la multinacional era "inconstitucional e ilegal".

   "¿Por qué lo hacen? Porque estamos a cuatro días de las elecciones y ellos creen que el pueblo se va a asustar. ¡Imperialistas, oligarcas! A este pueblo no le asusta nadie", aseguraba Maduro durante la celebración de un mitin en el que reafirmaba que la empresa está ahora "en manos de la clase obrera". Además, el mandatario anunciaba la solicitud del "código rojo" a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) para emprender acciones judiciales contra los dueños y accionistas de Kellogg's.

PRISIÓN HELICOIDE

El último contrapunto de la campaña electoral se daba esta misma semana, cuando este jueves los presos del Helicoide --sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) de Venezuela-- iniciaban una protesta "pacífica" para exigir "condiciones justas" de reclusión. Sin embargo, medios de comunicación y a través de las redes sociales se indica que los presos habrían tomado "el control de una parte de la sede".

En el lugar se encuentran muchos de los considerados 'presos políticos' del Gobierno de Nicolás Maduro, lo que ha llevado a que asociaciones y sociedad internacional se pronuncien. Según relataban las familias de los presos y Foro Penal, la protesta comenzó el miércoles con un motín que los agentes del SEBIN trataron de sofocar dando lugar a "una pelea a nivel interno".

notimerica

Al parecer, los enfrentamientos se acrecentaron después de que un joven activista del estado de Táchira, Gregory Sanabria, recibiera una paliza. Los presos denunciaron en redes sociales el uso de perdigones, gas pimienta y bombas lacrimógenas contra ellos. "Las exigencias son claras por parte de los presos: acceso a la justicia, al debido proceso", indicaban en un comunicado difundido por el partido opositor Voluntad Popular.

La Organización de Estados Americanos (OEA) y Estados Unidos han expresado su preocupación por la violencia en el Helicoide y han exigido explicaciones al Gobierno de Nicolás Maduro sobre el estado de la población penitenciaria. Por su parte, el fiscal general, Tarek William Saab, ha creado una comisión especial que se trasladará a la sede del SEBIN para entablar un diálogo con los presos, que han pedido la intervención de la Conferencia Episcopal.

De esta manera se cerraba la campaña electoral por los comicios presidenciales en Venezuela, una campaña en la que han sido inexistentes --una vez más-- los diálogos y únicamente han primado los ataques. Estos, directos o indirectos, han protagonizado un mes de idas y venidas que han sumido aun más en el caos a un país que, según indicó el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), tendrá nuevo presidente --o al mismo-- el próximo mes de enero de 2019.