Confirman el hallazgo de los cadáveres de los trabajadores de 'El Comercio'

Familiares de los periodistas de El Comercio asesinados
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 26/06/2018 13:41:58 CET

   BOGOTÁ, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los ministerios de Exteriores y Defensa de Colombia han confirmado este lunes en un comunicado conjunto que los tres cadáveres hallados en la ciudad colombiana de Tumaco pertenecen a los dos periodistas y al conductor del diario ecuatoriano 'El Comercio' que fueron secuestrados y asesinados en la frontera común por disidentes de las FARC.

   Los departamentos que dirigen María Ángela Holguín y Luis Carlos Villegas han anunciado "la confirmación de que estos (cadáveres) pertenecen a los ciudadanos ecuatorianos Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra". "Serán entregados a las autoridades ecuatorianas, que ya dispusieron del transporte aéreo desde Cali para tal efecto", han indicado.

   Los cuerpos fueron encontrados el 21 de junio en Tumaco, tras lo cual fueron trasladados a Cali para su identificación.

   Holguín se aventuró a anunciar el pasado viernes que los cadáveres correspondían a los empleados del periódico quiteño, a pesar de que aún no habían concluido las pesquisas forenses.

   El ministro de Exteriores de Ecuador, José Valencia, emitió un comunicado en el que calificó de "muy penoso" que las familias de las víctimas tuvieran que enterarse por la prensa de "noticias aún no definitivas".

SECUESTRO Y ASESINATO

   El periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra fueron capturados el 26 de marzo en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas cuando realizaban un reportaje sobre la situación en la frontera con Colombia, que en los últimos meses ha sufrido varios ataques de disidentes de las FARC.

   El Frente Oliver Sinisterra, formado por disidentes de las FARC liderados por alias 'Guacho', reivindicó el secuestro y posteriormente atribuyó la muerte del equipo de 'El Comercio' a las operaciones de rescate de las fuerzas ecuatorianas.

   En respuesta a este crimen, el presidente, Lenín Moreno, y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, acordaron reforzar la seguridad en la línea limítrofe y dar caza a 'Guacho' y sus hombres, señalándoles como "objetivo de alto valor militar" y ofreciendo una recompensa de 100.000 dólares.

   Sin embargo, el 17 de abril, apenas un mes después, el Frente Oliver Sinisterra anunciaba el secuestro de otras personas en la frontera entre ambos países, un caso que sigue sin resolverse.

Contador