Comienza en Argentina el juicio conta el sacerdote Juan José Ilarraz, acusado de pedofilia

Cura leyendo un libro
PIXABAY
Publicado 17/04/2018 18:39:32CET

   BUENOS AIRES, 17 Abr. (Notimérica) -

   Este lunes ha comenzado en la ciudad argentina de Paraná (Entre Ríos) el juicio oral contra el sacerdote Juan José Ilarraz. Está procesado por abusos sexuales y corrupción de menores entre los años 1985 y 1993, cuando era prefecto de disciplina en el seminario arquidiocesano de Nuestra Señora del Cenáculo (Paraná) y se encargaba de la tutela de los menores. Para el juicio oral de este lunes y el tribunal ha citado a 71 testigos.

   Aunque Ilarraz está acusado de haber abusado de siete menores de entre 12 y 15 años, se sospecha que quienes sufrieron los abusos fueron decenas. Las víctimas comenzaron a denunciar en 1993, lo que motivó una investigación interna por parte de la Iglesia que dio lugar a la expulsión de Ilarraz a Roma. Sin embargo, en 1997 sería destinado como sacerdote a Tucumán.

   En 2012 un grupo de víctimas de sus presuntos abusos relataron lo sufrido en un reportaje publicado por la revista 'Análisis' y esto generó que la Fiscalía abriera una causa de oficio. Aunque la justicia de Entre Ríos consideró que sus delitos habían prescrito en primera instancia, tribunales superiores regresaron sobre esa decisión y decidieron retomar el juicio contra Ilarraz. Una de las pruebas aportadas en contra del sacerdote es una carta del Vaticano en la que él mismo admite los hechos y dice estar arrepentido.

   Este lunes han declarado tres testigos, que han señalado que las autoridades eclesiásticas encubrieron el caso. "Tomaron conocimiento de los hechos y no hicieron nada", aseguran, según informa 'Clarín'.

   "Fueron momentos muy duros para todas las víctimas. Momentos de soledad, porque entre nosotros no hablábamos. No sabíamos que al otro le estaba pasando lo mismo. Decirte que en un pabellón había entre 30 y 40 personas y de noche escuchabas un gurisito (un niño) llorando y no sabías por qué y a los años te enterabas de que ese pibe había sido abusado", relata Fabián Schunk, una de las víctimas.

   "Para nosotros, las víctimas, la Fiscalía y la querella, no cabe ninguna duda de la autoría de los hechos de Ilarraz. Por eso quiero que a partir de una sentencia ejemplar al sociedad sepa que a este pedófilo lo encubrieron, lo mantuvieron y lo dejaron a cargo de niños hasta el día de nuestra denuncia en el 2012", cuenta Schunk

   Según el abogado de una de las víctimas, Marcos Rodríguez Allende, esta causa "va a marcar un hito no solo para la Iglesia Católica, sino para los delitos de corrupción que se están investigando". "Desde 2012 que se inició la causa, hemos sostenido una suerte de encubrimiento por parte de Ilarraz. En 1995 la Iglesia ya tenía conocimiento, y se inició una suerte de proceso diocesano con un resultado en el cual se acreditaron los abusos en 1995 y los dejó en secreto, no informó a las familias y mucho menos al Poder Judicial", relata Rodríguez Allende, según informa 'La Capital'.