Condenan a un joven cubano a cadena perpetua por planear un atentado en una playa de Florida

cárcel
ARCHIVO
Publicado 19/04/2017 14:25:58CET

   LA HABANA, 19 Abr. (Notimérica) -

   Un joven de ascendencia cubana residente en la ciudad de Cayo Hueso, en Florida (Estados Unidos), ha sido condenado a cadena perpetua por ser el culpable de un intento de atentado en una playa del mismo estado y por proveer de materiales de apoyo al autodenominado Estado Islámico (ISIS).

   El hombre, identificado como Harlem Suárez, de 26 años, deberá cumplir la máxima condena según lo ha establecido el juez de distrito José E. Martínez, al atender a una solicitud de la Fiscalía, que consideró su castigo como "justo y razonable" para sus delitos.

   Según el canal 'Univisión', la Fiscalía presentó durante el proceso judicial una serie de grabaciones en las que el acusado conversaba con los oficiales encubiertos del FBI sobre el artefacto explosivo que tenía intención de detonar en dicho emplazamiento público.

   Asimismo, de acuerdo con las declaraciones de uno de estos agentes, el joven se identificaba como "Almlak Benítez" y tenía previsto también poner una bomba en el aeropuerto militar de la misma ciudad.

   Por su parte, el condenado aseguró durante el juicio que nunca tuvo intenciones de hacer estallar el artefacto, sino que solo tenía curiosidad por conocer el 'modus operandi' del Estado Islámico. También, su defensa trató de eludir los cargos por los que Suárez fue condenado asegurando que su cliente padece problemas mentales.

   A pesar de que el acusado tiene derecho a una apelación, el sistema federal no le concede la opción de la libertad condicional.

PRUEBAS

   Una de las grabaciones aportadas por los agentes encubiertos durante el proceso fue un vídeo realizado en mayo de 2015, en el que se incluyen imágenes del acusado comentando que había comprado una pistola y un rifle, además de que quería conseguir un fusil de gran calibre y cerca de mil proyectiles para realizar una masacre.

   Otras de las pruebas que lo incriminan son diferentes publicaciones a través de su cuenta personal de Facebook en las que había comentarios a favor del grupo terrorista.

   "Puso en Internet un montón de propaganda en pro de ISIS, incluyendo videos y fotografías muy gráficos", dijo el fiscal federal adjunto Marc Anton durante la audiencia. "Cuando le dijeron que la metralla atravesaría a las personas más rápido que las balas, él sonrió y dijo: 'Excelente, excelente'. Este acusado no ha mostrado remordimiento alguno, y no ha demostrado el menor sentido de la responsabilidad", sentenció.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies