Conozca el recorrido del Tren Crucero, el tren más lujoso de Iberoamérica

Tren Crucero de Ecuador
NOTIMERICA
   
Actualizado 24/02/2018 8:59:48 CET

   QUITO, 24 Feb. (Notimérica) -

   La mágica travesía empieza en la estación Chimbacalle, ubicada al sur de Quito, considerada por muchos como un monumento vivo a la memoria ferroviaria del país. Esta estación es el punto de partida de uno de los principales productos y atractivos turísticos que posee Iberoamérica, el Tren Crucero.

   La ciudad se paraliza, el tráfico se detiene, los moradores de la capital ecuatoriana saludan a los turistas que, fascinados por montar en una autentica máquina del tiempo, emprenden su viaje en una rehabilitada locomotora que transportó plátanos, piñas, arroz, cacao y productos marítimos de la costa a la sierra ecuatoriana hace más de un siglo.

   Después de recorrer las estaciones de Tambillo y Machachi, la locomotora llega a la estación El Boliche, donde se encuentra el Parque Nacional Cotopaxi, el primera área natural protegida del Ecuador. Aquí los turistas pueden acampar en sus más de 400 hectáreas de bosques y visitar la laguna de Limpiopungo, ubicada a 3.800 metros sobre el nivel del mar (m s. n. m.). En este lago se pueden observan varias aves únicas de la región andina sudamericana como el cóndor, águila encopetada y águilas encrestadas.

   El viaje continúa por la sierra ecuatoriana llegando a la estación Urbina, ubicada en las faldas del volcán Chimborazo, el mismo que con 6.263 metros de altura se convierte en el "punto más cercano al sol". En esta estación los turistas son recibidos por Baltazar Uscha, premiado y elogiado por varios medios internacionales por su trabajo como "el último hielero del Chimborazo".

El Tren Crucero delante del volcán Chimborazo

   Siguiendo con la travesía llegamos a Riobamba, ciudad ubicada en el corazón del país. Aquí los turistas abordan una locomotora a vapor construida en 1924 hacia la ciudad de Colta, uno de los pueblos con más altura en el país (3.200m s. n. m.). En esta pequeña urbe se guarda una de las piezas más importantes de la historia ecuatoriana, la iglesia de la Balbanera, fundada por los conquistadores españoles en 1.534.

   Después de algunas horas de viaje, el "caballo de acero" llega a la ciudad de Guamote, pequeño pueblo conocido por tener el mercado indígena más importante del país, en el cual se reúnen decenas de comunidades aledañas a realizar la compra, venta y trueque de animales andinos.

   Luego de un apacible viaje en la sierra ecuatoriana, el Tren Crucero llega a un pequeño pueblo de nombre Alausí, punto estratégico para el comercio local. Después de cruzar esta colorida ciudad entraremos al trayecto ferroviario más impresionante no solo del Ecuador, sino del mundo entero: la mundialmente famosa 'Nariz del Diablo' ubicada a 1.800m s. n. m., por la que la locomotora desciende mas de 1.000 metros en apenas 12 Km de vía férrea construidas en zig-zag, rodeando la montaña y descendiendo hasta la estación Sibambe.

Paisajes de la costa ecuatoriana

   Se llama 'Nariz del Diablo' por la leyenda que bordea su construcción, en la cual más de 2.000 trabajadores perdieron la vida intentando franquear la montaña empinada que, para la ingeniería de su época (1901), sería algo totalmente impensable de realizar. Esta obra ferroviaria es considerada por varios medios internacionales como la línea férrea más difícil del mundo.

   Una vez recorrida "La Ruta de los Volcanes", el Tren Crucero llega al pequeño poblado de Huigra, ubicado en la zona costeña del país. El cambio climático es notorio en el ambiente, pasamos del frío páramo a sentir la humedad del subtrópico ecuatoriano.

   Finalmente, el tren más lujoso de Iberoamérica parte de Huigra hacia la histórica estación de Durán. En este trayecto recorre 116 kilómetros y permite observar miles de hectáreas de tierra virgen, manglares, animales tropicales y se adentra en el corazón de la costa ecuatoriana.

El Tren Cruero en Sibambe

   La magna obra terminada por el ex presidente ecuatoriano Eloy Alfaro es mucho más que un gigante de metal y fuego, es un máquina del tiempo que nos permite conocer un Ecuador distinto, su evolución, su gente, sus ciudades, su historia, paisajes y geografía.

   Más de 300 millones de dólares han sido invertidos para devolverle al Ecuador una de sus más grandes piezas de identidad nacional y crear un magneto turístico al país y a la región. El Tren Crucero de Ecuador ha sido escogido por los World Travel Awards como el "Mejor Tren de Lujo en Sudamérica" en los últimos cuatro años y el mejor producto turístico fuera de Europa.