¿Se convertirá Lima en la segunda ciudad del mundo en quedarse sin agua potable?

Lima (Perú)
WIKIPEDIA
Actualizado 07/02/2018 8:36:03 CET

   LIMA, 6 Feb. (Notimérica)-

   Lima podría estar convirtiéndose, poco a poco, en la segunda gran ciudad del mundo, por detrás de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), en quedarse sin agua potable.

   El Fondo Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) sitúa a Lima en la zona de "escasez económica del agua", mientras que Perú se divide en esta posición y la de "escasez física del agua", en parte al llamado "estrés hídrico" que se produce por el crecimiento demográfico y económico de la región, con implicación de un mayor consumo de agua potable y contaminación de las fuentes primarias.

   Después de la difícil situación vivida el año pasado en la que muchos distritos se quedaron sin agua, existe el temor de que la capital de Perú pueda estar siguiendo los pasos de Ciudad del Cabo, que según la WEF se encuentra en una zona de "escasez física del agua", está por convertirse en la primer ciudad sin acceso a la necesidad más básica de todas, según ha informado 'Publímetro'.

   En Perú se consume en promedio poco más de 150 litros de agua por habitante cada día. La media del consumo del país es similar al de naciones como Noruega, Finlandia, Reino Unido o Alemania, donde sí tienen agua suficiente para ofrecer a su población y no padecen de carencias hídricas, según datos del WEF.

   Además, el autor de este informe confirma que el 36 por ciento de la población mundial vive en "estrés hídrico". El consumo doméstico no es el principal actor de esta situación, lo es el consumo industrial, que utiliza más agua y es el que ensucia más., ha informado 'El Comercio'.

   Según el jefe comercial de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), Jorge Ramírez, Lima tiene dos fuentes de abastecimiento de agua potable: la de los ríos y las subterráneas. El pasado diciembre se registraron menos lluvias en la sierra, hecho que podría ser un problema mayor si la tendencia continúa en el futuro.

   "Con todos estos factores, el cambio climático será un factor clave en un futuro escenario de desabastecimiento", sostiene el jefe comercial de la compañía.