Costa Rica, ¿pura vida?

A boy crosses a hanging bridge in the San Francisco slum, near San Jose November
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE
Actualizado 16/08/2018 8:34:44 CET

   SAN JOSÉ, 15 Ago. (Notimérica) -

   Costa Rica, el único país del mundo que no cuenta con ejército, ha anunciado en las últimas horas que destinará un presupuesto de 3,5 millones a reforzar la seguridad de los visitantes. El país centroamericano ha gozado en las últimas décadas de una imagen internacional muy favorable, la misma que lo ha situado como uno de los destinos turísticos más demandados de la región latinoamericana.

   Además de por su impresionante oferta de turismo ecológico y natural, Costa Rica ha sido considerada como un destino turístico de aventura y playa con un alto nivel de seguridad. Frente a los altos índices de violencia y homicidios registrados en los países vecinos, como Honduras, Salvador, Guatemala o Nicaragua, los costarricenses parecían vivir en un oasis en el desierto.

   Sin embargo, el término 'pura vida', uno de los principales símbolos de atracción a la nación, ha comenzado a perder fuerza. El aumento de las muertes violentas desde 2014 han puesto en tela de juicio su fama y han comenzado a pasar factura a su sector turístico. Mientras en 2014, se produjeron en total 477 homicidios, en 2017 la cifra llegó a un récord histórico de 603 asesinatos.

   Las autoridades han insistido en que el aumento es consecuencia del narcotráfico y el crimen organizado, poniéndo énfasis en que no se trata de crímenes contra ciudadanos comunes. Según el Observatorio de la Violencia del Ministerio de Justicia y Paz, aproximadamente la mitad de los homicidios ocurridos a partir de 2014, son atribuibles a "delincuencia organizada".

   Y es que, a pesar de que Costa Rica puede ser considerada un punto de luz en comparación con el resto de países del Triángulo del Norte de Centroamérica, su posición geográfica no deja de ser un riesgo ante el tráfico de drogas, armas y personas hacia Estados Unidos. "Es un puente natural, por lo que estamos destinados al flagelo constante del narcotráfico", reconocía uno de los ministros de Solís hace dos años a 'BBC Mundo'.

   Las riñas entre bandas y maras son así causantes de un importante número de muertes violentas en el país, aunque según los expertos no son el único motivo del incremento de homicidios. De hecho, y según datos publicados por el diario 'La Nación', en total han fallecido 16 turistas en circunstancias trágicas en Costa Rica durante los últimos 17 meses.

   Sin embargo, cabe matizar que de ellos solamente tres fueron asesinados, incluyendo a la española Arantxa López y la mexicana María Trinidad Matus, asesinadas la pasada semana y cuyos cuerpos registraban muestras de abuso sexual. Además, el pasado jueves fueron asaltados dos españoles en el Parque Nacional Rincón de la Vieja, en Liberia.

   La llegada de inmigración irregular al país, en especial procedente de Nicaragua, país que en los últimos meses se encuentra sumergido en una crisis política y social, comienza a ser un motivo que pone en duda la seguridad. Si el narcotráfico es uno de los principales problemas de la región centroamericana y latinoamericana en general, el tráfico de personas y la extorsión a migran tes es otro.

   Como sucede en el resto de naciones del Triángulo del Norte, la presencia de maras y pandillas en el territorio atemoriza a la ciudadanía y se lucra de la extorsión y engaño, incluso de la trata de personas y la trata de blancas, con personas vulnerables. Los migrantes son objetivo de las mismas por su inferioridad económica y su situación de desamparo. Así, la presencia de estos grupos criminales, que a fin de cuentas intervienen en el día a día de todo el grupo poblacional, podría ser cada vez mayor.

   En cualquier caso, no puede igualarse el riesgo que el territorio costarricense enfrenta en comparación con sus empobrecidos vecinos. El nivel económico nacional es mucho mayor, así como la estabilidad política y económica, habiendo además un registro de corrupción mucho menor. Todo ello favorece a que Costa Rica continúe siendo un aventajado en Centroamérica.

   Ante todo ello, cabe preguntarse: ¿Es una exageración el incremento del temor a viajar a Costa Rica? O, por el contrario, ¿realmente el país es la 'Suiza centroamericana'?