¿Cuáles son las desigualdades a las que se enfrenta el sistema sanitario en Argentina?

Estetoscopio
PIXABAY
Actualizado 15/06/2018 8:52:30 CET

   BUENOS AIRES, 14 Jun. (Notimérica) 

   El sistema argentino de salud se enfrenta a problemas de desigualdad debido a la distribución de sus recursos, así como a razones económicas y geográficas. Aunque los ciudadanos disponen de los sectores público, privado y del seguro social para los empleados registrados; solo un tercio de la población accede al primero.

   "El cien por cien de la población argentina, los ciudadanos, los residentes, incluso las personas en tránsito, tiene derecho a atenderse en cualquier establecimiento del sistema público del país. Pero esto no significa que no existan barreras geográficas o culturales que dificultan la atención oportuna. Tampoco garantiza la calidad. Existen diferencias muy importantes en los resultados entre las provincias más pobres y las más ricas", asegura el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, según informa 'El País'.

EL PROBLEMA DE LOS RECURSOS

   En primer lugar, hay un problema en los medios de los que disponen las distintas provincias para su gestión de los servicios de salud. Mientras Buenos Aires cuenta con 10,2 médicos y 7,3 camas por cada 1.000 habitantes, en Misiones la tasa es de un 1,2 y 1,1 por ciento, respectivamente. "Hay más clínicos que especialistas y están mal distribuidos", sostiene Rubinstein.

ENFERMEDADES DE LOS MÁS POBRES

   Además, hay enfermedades que afectan sobre todo a los colectivos y regiones más pobres del país, como el mal de Chagas, que se ensaña con un cuatro por ciento de la población y es uno de los principales problemas de la provincia del Chaco.

   Las diferencias también son palpables en la tasa de afectados por tuberculosis. Las provincias de Salta, Jujuy y Formosa presentan unas tasas de 47,8, 47 y 39,2 por cada 100.000 habitantes, más del doble de la media nacional.

   El doctor en ciencias sociales y especialista en sociología de la salud Matías Ballesteros apunta también a que los colectivos sociales con menos recursos son los que menos consultas médicas realizan, cuando al mismo tiempo son quienes más las necesitan porque son los que presentan mayor morbilidad.

CÓMO RESOLVERLO

   Los gestores del sistema de salud contemplan aumentar la cobertura universal de salud para enfrentar esta inequidad. "Los ejemplos internacionales muestran que los sistemas universales de salud son los que mejor pueden resolver estas problemáticas. Sin embargo, una reforma de este tipo debe chocar con un conjunto heterogéneo y poderoso de intereses que incluyen a laboratorios, empresas de medicina prepaga, sindicatos, corporaciones médicas, entre otros", cuenta Ballesteros.