Los curiosos rituales para celebrar Año Nuevo

Añonuevo
RAUL ZAMORA/AGENCIAUNO
    
Actualizado 31/12/2015 13:35:54 CET

   MADRID, 31 Dic. (Notimérica) -

   El cierre de cada año y el inicio del nuevo es motivo de celebración en todos los rincones del planeta. Muchos países siguen tradiciones que se remontan años atrás, mientras que otros han adoptados las costumbres de una nación ajena.

   En España se sigue la tradición de las 12 uvas, que representan los 12 meses que componen en el año y que consiste en comer una por cada campanada acompañado de una docena de deseos que supuestamente se cumplirán en el año venidero.

   Esta costumbre es extremadamente popular sobre todo en la capital, Madrid, donde cada año se aglutinan miles de personas en la Puerta del Sol, en el centro de la ciudad, para comerse las uvas al compás del reloj de la emblemática plaza.

   Algunos países de Latinoamérica han adoptado esta peculiar forma de celebrar la entrada del nuevo año, sobre todo en México y Venezuela, pero también en otros como Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia o Costa Rica.

   Pero no es la única tradición que siguen. En Colombia, mientras unos brindan, otros salen a dar una vuelta a la manzana con una valija, práctica repetida en Ecuador aunque, en este caso, el paseo se hace corriendo. En el caso de Venezuela, mucha gente se para con una maleta en la puerta. La valija indica deseo de opulencia o de viaje, otra forma de riqueza.

   También es muy común en estas fechas el uso de los colores. En ciertos países latinoamericanos, la ropa interior de determinado color garantiza la bienaventuranza. En Colombia, el amarillo trae suerte; en México, se usa para ganar dinero y en Ecuador y Perú, se utiliza ropa amarilla pero puesta del revés.

EL FUEGO

   En otros países, en lugar de las uvas o a las valijas, utilizan el fuego como forma de purificación y salvación. Para ello, en Argentina la noche del 31 se realiza una quema de muñecos que, ya consumidos por las llamas, representan todos los males que aquejaron a la gente a lo largo del año por terminar.

   En los alrededores de La Plata, todos los años se queman grandes muñecos fabricados con mucho esmero y creatividad, que encarnan los trastornos a superar. Abundan referencias a la realidad y hasta la cara de algún político.

   Tradición que también se sigue en Honduras, donde es conocida como 'Reventar el pichingo' porque el muñeco, repleto de petardos, estalla por los aires. En México, el fuego se utiliza para quemar trastos y ropas viejas.

   En Chile también utilizan 'fuego', aunque en este caso, artificial. Gran cantidad de fuegos artificiales dan a la luz a la noche de la bahía de Valparaíso durante los primeros segundos del nuevo año.

   Para acompañar al espectáculo pirotécnico, los chilenos suelen brindar con una copa de 'cola de mono', una mezcla de aguardiente, leche, azúcar y especias.

   Y de un elemento a otro, en Uruguay tiran baldes de agua desde techos o terrazas para lanzar las posibles malas vibraciones de la casa y dejarla limpia de estas energías para el Año Nuevo.

NUEVA YORK

   En pocas ciudades del mundo se respira un aire navideño como se hace en Nueva York. Cada 31 de diciembre, en Times Square se reúnen miles de personas para despedir el año.

   El inmenso árbol del Rockefeller Center; las pistas de patinaje sobre hielo del Bryant Park, Rockefeller Center, Central Park y The Rink en Brookfield; las vidrieras de la Quinta Avenida, Bloomingdales, Macy's y las jugueterías decoradas con creatividad... todo ello (y mucho más) hacen de Nueva York un destino único para la celebración de la Navidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies