¿Por qué han decretado prisión preventiva contra Rafael Correa?

A supporter of Ecuador's former President Rafael Correa holds a photograph of Co
REUTERS / STRINGER .
 
Actualizado 04/07/2018 15:27:02 CET

   MADRID, 4 Jul. (Notimérica) -

   El fiscal general de Ecuador, Paúl Pérez, ha solicitado este martes prisión preventiva contra el expresidente Rafael Correa por incumplir la medida cautelar de presentarse de forma periódica --cada 15 días-- ante la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador, norma impuesta por la Sala Penal de la CNJ en referencia a su presunta implicación en el caso del secuestro del líder opositor correísta Fernando Balda.

   El expresidente, que reside en Bélgica desde que dejará la Presidencia del país andino, acudía este lunes al Consulado de Ecuador en Bruselas para cumplir con dichas medidas cautelares, amparándose en "la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, la Convención Interamericana de Derechos Humanos, la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) y la Constitución y leyes de la República".

   Sin embargo, este hecho no ha sido asumido como válido por la Fiscalía de Ecuador, la cual ha solicitado una orden de prisión preventiva contra Correa y una alerta roja ante la Interpol para capturarlo y extraditarlo. El expresidente ha asegurado en Twitter que "buscarán humillarnos y hacernos pasar un mal rato, pero una monstruosidad así JAMÁS prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica", calificando su orden de detención de "complot" y de un "nuevo y grave atropello a la justicia de mis derechos".

   El líder correísta considera que se está llevando a cabo una persecución política contra él desde el actual Gobierno al mando de Lenín Moreno, quien anteriormente fuera parte de su equipo político. Por ello, ha indicado en varias ocasiones que valora solicitar asilo en algún país amigo, como Bélgica, de donde procede su esposa.

   Desde que Moreno asumiera el cargo son varios los políticos ecuatorianos de la rama de Correa que han sido señalados e, incluso, enjuiciados por diferentes tramas y vínculos corruptos, como fue el caso del expresidente y formula presidencial de Moreno, Jorge Glas. Precisamente, y según la orden de la jueza de garantías penal de la CNJ, Daniella Camacho, Correa deberá ser trasladado a la misma cárcel en la que se encuentra Glas: a la cárcel 4 de Quito.

   A Correa, sobre quien pesan acusaciones de falseo de cuentas por parte del equipo de Gobierno, se le vincula con el secuestro de legislador opositor Fernando Balda, ocurrido en Bogotá en 2012 y que se ha reactivado tras seis años de letargo porque, de acuerdo con la presunta víctima, la anterior administración la bloqueó.

reuters

EL SECUESTRO

   Fernando Balda Flores es actualmente un reconocido opositor al presidente Rafael Correa, pero hace años trabajó en el partido Alianza País del presidente Correa. En el año 2009 Balda decidió dejar el partido correísta y se alió con la oposición, con Lucio Gutiérrez, emitiendo durante años graves críticas contra Correa.

   Entre dichas críticas, Balda indicó que el Gobierno de Correa poseía una central secreta desde la cual se estaban espiando a políticos y periodistas contrarios a la ideología del Gobierno. Ante ello, fue demandado por injurias, hecho que provocó que el opositor decidiera huir de Ecuador y refugiarse en Colombia a mediados de 2010. Cercano a Álvaro Uribe y su círculo, Balda se dedicó a continuar emitiendo críticas hacia Correa y su equipo de Gobierno.

   El 5 de julio de 2012, Balda salía de su apartamento en el norte de Bogotá y, tras abordar un taxi, fue detenido por varios hombres que lo entregaron a las autoridades de migración para que fuera deportarlo a Ecuador. Sin embargo, ante la falta de orden de captura por parte de la Interpol, fue puesto en libertado pocas horas después. Balda denunció que había sido víctima de un intento de secuestro.

   El 13 de agosto de 2012, a las 19:40 horas, Balda caminaba por el barrio Cedritos cuando varios hombres lo interceptaron y lo introdujeron en una furgoneta a la fuerza, pero un taxista vio la escena y llamó a la Policía. Tras una persecución, los secuestradores tuvieron que dejar abandonado el vehículo con Balda en su interior, escapando del lugar.

   La Fiscalía inició una investigación que, tras muchos descubrimientos, destapó que tras el intento de secuestro había varios hombres colombianos y agentes de inteligencia ecuatorianos, como señala el diario 'Semana'. A pesar de que el caso quedó aparcado durante años, hace escasos meses la Fiscalía de Ecuador decidió volver a abrirlo y, entre las medidas tomadas como consecuenica, está la de interrogar a Correa por presuntamente estar involucrado en los hechos.