El detenido por el asesinato de la joven dominicana de Tetuán (Madrid) lo niega y declara que estaba en El Retiro

Juzgados de Plaza Castilla
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/03/2018 14:30:22CET

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El joven dominicano de 20 años detenido como presunto autor del asesinato de Lisvette, la adolescente de 16 años hallada el pasado noviembre muerta en su casa, ha negado este jueves ante la juez su autoría del crímen con la coartada de que en el momento de los hechos se encontraba con sus amigos en el Parque de El Retiro, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

   Pese a que se negó a declarar en sede policial, hoy sí lo ha hecho ante la juez de Instrucción número 52 de Madrid. Tras la comparecencia, el fiscal ha ordenado su ingreso en prisión.

   Durante el interrogatorio, el detenido sólo ha respondido a las preguntas de su letrado, explicando que el día de los hechos estaba con sus amigos en El Retiro y que más tarde acudieron a una conocida cadena de comida rápida.

   Al principio del interrogatorio, el acusado ha manifestado que no conocía de nada a la víctima, si bien más tarde ha indicado que sí la pudo ver en alguna ocasión en un parque de Cuatro Caminos, negando que tuviera alguna relación con ella de amistad.

   Ante la Policía, el joven se había negado a realizarse las pruebas de ADN. Sin embargo, se ha visto obligado a hacersela tras ser decretado por la jueza a instancias de la Policía Judicial. El Juzgado tendrá ahora que acordar las declaraciones necesarias para verificar esa coartada.

   Según las pesquisas policiales, Lisvette abrió la puerta del número 58 de la calle Panizo a alguien conocido la tarde del Día de Todos los Santos porque la cerradura no está forzada. La hipótesis es que el crimen ocurrió entre las 18.15 horas, momento en que su familia se fue de casa y las 19 horas de ese día, momento en el que llegó el inquilino al que tenían arrendada una habitación, quien manifestó no haber oído a nadie durante su estancia.

   El cuerpo sin vida fue descubierta desnuda y con un fuerte golpe en la cabeza poco después de las 21 horas del 1 de noviembre, cuando la familia de la joven regresó a la vivienda. La Policía descartó la participación del inquilino en el crimen.

   El informe preliminar de la autopsia desveló que la joven no fue agredida sexualmente. Sin embargo, no se ha desvelado todavía se han encontrado en su cuerpo restos de ADN que den pistas sobre el posible autor de los hechos. No obstante, el Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional contaba con el teléfono móvil de la víctima.